'Blade' un cazador que tomó desprevenidos a varios

REVIEWS 29 de agosto de 2018 Por
Finalizando la década del noventa, aparecía un personaje que nos mostraba que las películas adaptadas de cómics podían ser películas de acción para lo que el público demandaba en ese momento.
MV5BMDY1NzRlNDQtMTZiNC00ZTlkLThjYWUtNzE5OTdiNzk0MDI0XkEyXkFqcGdeQXVyNTIzOTk5ODM@._V1_SY1000_CR0,0,667,1000_AL_

La última década del milenio y siglo pasados, se caracterizó por una revolución, auge y caída del cine de adaptación de cómics, y solo en su primera mitad. Tim Burton había traído a un Batman que tendría dos super éxitos, y luego decaería. En 1997 Men in Black demostró que el cómic en la pantalla no había muerto. Marvel estaba cerca de la banca rota, y Stan Lee comenzó a vender derechos de personajes de la empresa para diferentes productoras.

Así fue como un cazador de vampiros llegó a manos de New Line Cinema. Batman, el hombre murciélago tuvo su momento, el mismísimo Drácula brilló en manos de Coppola en 1992, Lestat encarnado por Tom Cruise conquistó 1994, y era hora de algo nuevo, de frescura en el género. Así, el 19 de Agosto de 1998, llegaba a las pantallas estadounidenses Blade, protagonizada por Wesley Snipes, probada estrella del cine de acción junto a Kris Kristofferson y Stephen Dorf, y dirigida por Stephen Norrington, quien hasta el momento solo había dirigido "Death Machine" (1994) una película de ciencia ficción, y acción que no llegó a ser muy conocida.Blade 04

La premisa era sencilla, nos contaban el origen del Caminante Diurno, mientras ponían de villano a un miembro de la sociedad de los vampiros que buscaba situarse por encima del resto y convertirse en un diós vampírico profético "La Magra". El film funciona muy bien, sin embargo, llega un punto en que ambiciona un relato para el cual los efectos prácticos y CGI de la época no alcanzaban a ayudar y más bien distraían al espectador. Sobre todo en la secuencia final. Aunque para la época, no se habían visto cosas tan logradas, fue una digna presentación del personaje que le valdría la posibilidad de completar una trilogía más adelante, esto, claro, gracias al guión de David S. Goyer, quien en el futuro se convertiría en un referente del género de cómic adaptado a la pantalla plateada.

Stephen Dorf, en el rol del Diácono Frost, es muy romántico en su interpretación, recuerda un poco al Lestat de Tom Cruise, pero con un poco más de modernidad. Algunos de sus vasallos son bastante caricaturezcos, pero esto ayuda a mantener una correlación con un relato donde se demuestra la perversión y el regocijo que sienten los malvados al realizar sus actos.

Blade 01

Wesley Snipes, ya era un veterano del cine de acción, y realmente logró apropiarse del personaje, y la figura paterna que lo acompaña, Whistler, encarnado por Kris Kristofferson, completa una historia sólida en su narrativa. Para finalizar, la parte más humana, para que el público se identifique, está a cargo del personaje de Karen (N'Bushe Wright), una médica hematóloga que queda atrapada en medio de la guerra entre vampiros.

Antes de Spiderman y de X-Men, incluso previamente a Hulk, Marvel finalizaba el milenio con la presentación de uno de los personajes más icónicos de la época, en lo que adaptación de cómics a la pantalla se refiere.

Puntuación: 8/10

Entretenida, Dinámica, y Violenta, Blade fué producida por New Line Cinema, dirigida por Stephen Norrington. Con guión de David S. Goyer. Protagonizada por Wesley Snipes, Stephen Dorf, Kris Kristofferson y N'Bushe Wright.


Fué estrenada en Estados Unidos el 19 de Agosto de 1998.

Alejandro Martinez

Fan de las historias, melómano y lector empedernido.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar