Rocketman: La biopic que pensábamos no necesitar

REVIEWS 30 de mayo de 2019 Por
Dexter Fletcher, quien reemplazó a Bryan Singer en la dirección de Bohemian Rhapsody (aun así no fue acreditado) nos trae otra película biográfica llena de glamour y rock and roll, Rocketman, la vida de la estrella bestseller Elton John, contada en un musical lleno de emociones que relata la dura infancia y adultez del reconocido rockstar cantautor de hitos de la historia de la música.

Rocketman Poster

Por Juan L. Barrios

Taron Egerton (Kingsman: The Secret Service) es el encargado en encarnar a Reggie Dwight (nombre de nacimiento de Elton) junto con Jamie Bell (el ya crecido Billie Elliot) interpretando a Bernie Taupin, el mejor amigo de toda la vida de John, en una historia que nos cuenta como el joven Reggie nació con talento para la música, yendo a través de los diferentes puntos que marcaron su niñez, tanto en su don como en la falta de una figura paterna, la cual lo marcó para toda su vida y así para llegar a el punto máximo de su éxito en los años 70.

El filme toma de punto de partida algo tanto usado como útil, lo primero que vemos es a la estrella en un montaje que lo muestra en una entrada triunfante, para luego enterarnos que el lugar donde estaba entrando es un centro de rehabilitación, dejándonos en claro ya desde el inicio cual va a ser el rumbo de la historia, una trama donde lo destacado será lo emocional, liderando así al primer número musical el cual introduce a la niñez de un Reginald de unos 8 años.

Rocketman Taron Egerton

Como en todas las películas biográficas que tratan de contar una vida desde los primeros años del protagonista, la forma de narrar la historia puede sentirse algo resumida, como hay saltos entre años para poder llegar al final del primer acto con un Elton (quien todavía se identificaba como Reginald Dwight) ya adulto donde se puede empezar a desarrollar su carrera musical; algo que se puede sentir demasiado rápido, pero que a su vez está justificado pues la historia no trata sobre el protagonista tratando de entrar a la industria, sino sobre sus adicciones y sus dificultades en la cima.

Como se nombra, hay muchos saltos temporales, los cuales son hechos con transiciones que llevan la dirección a otro nivel, con un impecable, por no decir excelente, trabajo a la hora de dirigir por parte de Fletcher, quien no deja espacio para aburridos planos y contraplanos, sino que deja el máximo de su potencial para nunca aburrir, recurriendo a planos secuencias muy elaborados con coreografías y actuaciones de otro mundo.

Rocketman Show

Así como el trabajo del cineasta y de la puesta de luces y arte brilla, las actuaciones están a tono, con una interpretación espectacular de Egerton, quien más allá de no tener un parecido físico con Elton, se sintió como si de verdad hubiese estado en los zapatos de la diva del rock and roll, así como todos los actores de reparto logran que el espectador pueda sentir esa falta de amor e incomprensión que se trata durante todo el largo.

Rocketman

Rocketman es un gran musical que trata de ser más de lo que es y lo logra, llevándote de las risas a las lágrimas y plasmando en la gran pantalla un trabajo armónico de todos los aspectos que hacen a la cinematografía, con un mensaje profundo que se hace explícito hacia el final de la cinta pero se encuentra implícito a lo largo de esta y las diferentes situaciones que presentan y representan nunca llegan a sentirse forzadas o que no encajan, dejando así en claro la armonía previamente remarcada.

Puntaje: 8/10.

Director: Dexter Fletcher.

Guión: Lee Hall.

Reparto: Taron Egerton, Jamie Bell, Richard Madden, Bryce Dallas Howard.

Música: Mathew Margeson.

Fotografía: George Richmond.

Montaje: Chris Dickens.

Te puede interesar

Boletín de noticias

 

Te puede interesar