Polar - Crítica

REVIEWS 01 de febrero de 2019 Por
El director Jonas Akerlund y el guionista Jayson Rothwell adaptaron la novela gráfica 'Polar: Came From the Cold' de Victor Santos, poniendo a Mads Mikkelsen en la piel del Black Kaiser, ofreciéndonos una película que cambia el relato y alterna emociones en milisegundos.
Polar-32

Duncan Vizla, conocido como el Káiser Negro y quien fuera el mejor asesino del mundo, se ve obligado a dejar una vida apacible cuando su antiguo trabajo lo señala como un riesgo que hay que eliminar. En contra de su voluntad, regresa a ese mundo que había dejado atrás para defenderse de un despiadado grupo de jóvenes sicarios que no se detendrán ante nada para acallarlo.
 

En una época donde las adaptaciones de cómics son más que las ideas originales, Netflix hace su ingreso en el género neo-noir con Polar, una película que nos recuerda a John Wick y Kill Bill, protagonizada nada más que por Mads Mikkelsen (Hannibal) y Vannesa Hudgens (Spring Breakers). Basada en la novela gráfica de Dark Horse escrita por Victor Santos, Polar se centra en un sicario llamado Duncan Vizla (Mikkelsen), también conocido como The Black Kaiser. En la organización de asesinos a sueldo de Duncan, la jubilación comienza a los 50 años, pero cuando su empleador lo considera un pasivo financiero, y el asesino a sueldo se convierte en un objetivo para algunos de los sicarios más peligrosos del mundo.

Si bien Polar no aporta nada nuevo al género, sí lo hace desde la narrativa, y logra diferenciarse de títulos similares. Al contrario que John Wick o que Beatrix Kiddo, el Black Kaiser no lleva consigo el bagaje de un oscuro y trágico pasado, que le da profundidad y motivos al personaje. Duncan es simplemente un asesino, muy letal, que cumple con los trabajos que le son entregados de manera efectiva. La falta de historia de fondo cubre al protagonista de un halo de misterio, que Mikkelsen lleva efectivamente a la pantalla. El actor danés muestra múltiples aspectos emocionales de Duncan a lo largo de la película, dependiendo de con quién interactúa.


A la historia de Duncan se le da más apoyo con la incorporación de Camille (Hudgens), una joven socialmente torpe y misteriosa que vive al lado de su cabaña. Los dos forman un vínculo convincente padre-hija que le da a esta aventura algunos momentos reconfortantes. Camille está luchando por superar un evento trágico en su pasado y, aunque Duncan sería un terrible terapeuta, es encantador ver al viejo asesino tratar de consolarla. Su relación es la mejor parte de Polar, mientras que todo lo demás, aparte de la acción, es olvidable.

Una vez que se desarrolla la trama, un escuadrón de asesinos sale a perseguirlo, pero este equipo es tan cliché, que se torna inmediatamente molesto, no son divertidos, no provocan temor, no aportan suspenso. Hacen uso de un abundante lenguaje grosero y vestuarios llamativos, y eso no lo torna gracioso, sino más bien molesto. Es difícil pasarlos por alto, porque la cinta se detiene demasiado tiempo en ellos. 

Polar 1
También está Vivian, interpretada por Katheryn Winnick, cuyo desempeño no es más que a fines ornamentales. Si bien no es tan cansador como el escuadrón antes mencionado, el personaje de Winnick pierde su norte desde el principio.Ella actúa como agente de Duncan, siendo el nexo entre la cabeza de la organización y los asesinos, ofreciéndole contratos y asistiendo a reuniones con atuendos coloridos que causan más impacto que el arco de su personaje. Simplemente, no hay suficiente trama para que Winnick muestre su destreza y sus dotes actorales, haciéndola ver más como un hermoso adorno que como una parte vital de la historia.

Aparte de Camille y Duncan, Herman Blut de Matt Lucas, el principal antagonista de la película, es el único otro personaje digno de mención. Lucas hábilmente camina en la línea entre irritante y carismático. Se siente como un "personaje de cómic", casi con demasiado histrionismo en algunos casos, pero su naturaleza despiadada y su actitud siniestra en general equilibran sus momentos más extravagantes. El guionista Jayson Rothwell no abusa de Lucas tan a menudo como lo hace con algunos de los otros personajes secundarios. 

polar2
Afortunadamente, toda la coreografía de lucha y el uso de armas es fantástico. Duncan en acción es un despliegue violento y brutal de eficiencia letal. El director Jonas Åkerlund logra un buen equilibrio. Este es el tipo de acción que se encuentra en John Wick y la franquicia de Bourne, y es simplemente excelente.La química en pantalla de Mads Mikkelsen y Vanessa Hudgens aportan un corazón muy necesario a la historia empapada de sangre de Polar. Duncan también es sorprendentemente divertido en formas que quizás no veas venir. La acción es extremadamente violenta y el gore es el plato fuerte de la cinta. Si el elenco de apoyo no fuera tan fácil de olvidar, Polar podría haber sido una gran película de acción. Afortunadamente, hay más historias que contar sobre el Black Kaiser, y esta no sea la última vez que lo veamos en pantalla.

 Polar es particularmente tóxica de brillo y violencia gráfica, pero, sin duda, entretiene. 


polar-posterDirección: Jonas Åkerlund
Producción: Robert Kulzer, Mike Richardson, Keith Goldberg, Jeremy Bolt, Hartley Gorenstein
Basada en: Polar de Víctor Santos
Música: Deadmau5
Fotografía: Pär M. Ekberg
Montaje: Doobie White
Protagonistas: Mads Mikkelsen, Vanessa Hudgens, Katheryn Winnick, Matt Lucas

PUNTAJE: 7/10

Yanil Coliva

Genio, millonario, playboy, filántropo...

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar