Destrucción: Una mirada melancólica al pasado para poder arreglar el presente

REVIEWS 16/01/2019 Por
Hay veces que las filmografías de ciertos directores no hacen justicia por la forma en la que estos pueden contar sus historias, tal vez por falta de experiencia o simplemente porque las ideas para los filmes nunca terminaron de cerrar. Karyn Kusama es una cineasta con una carrera no tan larga, por lo menos no como directora, y no cuenta con películas memorables, hasta ahora.

Por: Juan L. Barrios

En el fascinante thriller policíaco de Karyn Kusama, Destrucción, cuando la veterana detective de la policía de Los Ángeles Erin Bell (Nicole Kidman) recibe un billete marcado se ve impulsada a emprender una peligrosa odisea para encontrar al asesino y líder de la pandilla, Silas (Toby Kebbell), y tal vez finalmente hacer las paces con su tortuoso pasado.
Escrito por Phil Hay y Matt Manfredi (The Invitation, crazy/beautiful), quien además sirvió de productor de la película junto a Fred Berger (La La Land, Operation Finale), el épico viaje a través de la zona más vulnerable de Los Ángeles y las comunidades desérticas cercanas reúne a Bell con miembros de la pandilla criminal a la que una vez se unió como agente encubierta del FBI; una misión que terminó desastrosamente y ha tenido un alto costo psicológico y físico en su vida. Una por una, rastrea las antiguas cohortes del líder de la pandilla, incluyendo a Petra (Tatiana Maslany), la única amante de Silas y actual chica de los recados. Durante su búsqueda obsesiva, Bell está inundada de recuerdos de sus días de encubierto con la pandilla de Silas y su participación en un atraco a un banco que salió trágicamente mal. Especialmente dolorosos son sus recuerdos de Chris (Sebastian Stan), su compañero del FBI con quien tuvo un breve, pero significativo romance. Sin embargo, los problemas de Bell no se limitan solamente al pasado. Está cada vez más en desacuerdo con su hija rebelde Shelby (Jade Pettyjohn) de dieciséis años, de quien está distancia. Sus torpes intentos de llegar a ella consistentemente son contraproducentes, lo que exacerba la abrumadora sensación de desesperanza y pérdida. A medida que se enfoca en Silas, los demonios de su pasado emergen, y Bell debe aceptar su propia culpa por lo que sucedió para así poder albergar cualquier esperanza de redención.

De la mano de Nicole Kidman en el protagónico interpretando a Erin Bell, una detective veterana de Los Angeles que recibe un billete marcado, lo que la lleva a un viaje de superación de los fantasmas de su pasado, a la vez que embarca una cacería para encontrar a Silas (Toby Kebbell), un asesino y líder de una pandilla donde ella junto con su compañero Chris (Sebastian Stan) estuvieron haciendo operaciones encubiertos 20 años atrás. A su vez que Erin debe lidiar con los problemas de su alcoholismo y el haber sido una madre ausente y lo que implica para con la relación con su hija Shelby (Jade Pettyjohn).


El mundo que nos presentan los guionistas Phil Hay y Matt Manfredi en Destrucción, es un lugar donde no hay buenos ni malos, todo es decadencia, y la trama gira y avanza en torno a esto. Algo así como lo que Clint Eastwood cuenta en su obra maestra Gran Torino, donde la juventud está perdida, y esto viene de raíz, donde quienes 20 años atrás eran jóvenes y llenos de energía para cometer los delitos, hoy están podridos arrepintiéndose de la vida. Erin, ve que esto se está repitiendo, y su hija está condenada a vivir el mundo que vivió ella, y sabe que debe evitar el ciclo y conseguir que el bien se halle en su vida de alguna forma, aún si de esto depende asesinar a sangre fría y terminar de una vez por todas con todo lo que ella empezó.

Obviamente el crédito de todo lo artístico también debe de atribuírsele a la visión original de la directora en conjunto con la esencia de la puesta en escena lograda por parte de la directora de fotografía Julie Kirkwood, donde esta poesía juega en armonía con la estructura en la que está contada la historia, donde además, como un gran punto a favor, se encuentra el hecho de que Destrucción, es una película fácil de ver, pero cuenta con una poesía profunda detrás de cada plano y detrás de varias líneas donde se rememoran los “buenos tiempos”.

destruccion-la-transformacion-de-nicole-kidman-a-traves-de-su-rostro-main-1546034303
Cada actor en esta cinta da lo mejor de sí en la interpretación, es increíble y espectacular como cada personaje está donde tiene que estar sin dar ese sentimiento de que está sobrando o que no está aportando. No cabe dudas que la actriz ganadora del Oscar se lleva las flores por este papel, pero no simplemente por como ella está personificada, sino por la pasión que se ve que le otorgó al personaje donde se siente real, y la empatía que uno logra tener por Erin Bell hacia el final de la película es espectacular. Pero no solo se la puede destacar a ella; tanto Toby Kebbell como Sebastian Stan, más allá de la corta aparición de ambos, se sobreentiende la razón por la que deben aparecer poco en la historia, y cada vez que lo hacen, llevan las interpretaciones a otro nivel en el que solo ellos podrían.

Es interesante como cada personaje que aparece en pantalla es digno de un análisis, los creadores de este magnífico largometraje no se quedaron cómodos e intentaron ir más allá con lo que quisieron expresar y claramente lo lograron, así como en un momento se nombra y compara a Destrucción con Gran Torino de Eastwood, también es comparable con Unforgiven también del aclamado director; debido a que uno puede sentir la melancolía a través de la pantalla, a través de las miradas de cada personaje pero también, podemos ver las ansias de mejorar las cosas y redimir los fantasmas del pasado para poder estar en un lugar mejor.

Puntaje: 9/10


destruccion poster

Dirección: Karyn Kusama.

Guión: Phil Hay, Matt Manfredi.

Música: Theodore Shapiro.

Fotografía: Julie Kirkwood.

Producción: Fred Berger, Phil Hay, Matt Manfredi.

Reparto: Nicole Kidman, Sebastian Stan, Toby Kebbell, Jade Pettyjohn, Tatiana Maslany, Bradley Withford.

Te puede interesar