Glass - Crítica

REVIEWS 12/01/2019 Por
Después de las dos obras magistrales que integran el universo creado por M. Night Shyamalan, Unbreakable (2000) y Split (2016), Glass reúne a los tres protagonistas para intentar darle un cierre digno a la saga. 
glass-poster-1-e1530288520336-810x400

Unbreakable plantea la idea de que tanto villano como superhéroe son las dos caras de la misma moneda, como la dualidad del dios Jano; si existe una persona en el mundo lo suficientemente frágil, su antítesis superpoderosa también debe existir. Elijah Price, Mr. Glass, nace con una enfermedad que lo vuelve extremadamente frágil, llamada osteogénesis imperfecta, también conocida como huesos de cristal. Embullido en el mundo de los cómics, y siendo poseedor de una inteligencia por encima de la media, dedica su vida a buscar a su opuesto complementario, cometiendo atroces crímenes hasta llegar a David Dunn, The Overseer, una persona prácticamente irrompible. La película y la visión de Shyamalan son extremadamente increíbles, planteando un dilema filosófico para el antagonista: validar su existencia a través de la existencia de otro. 


Mucho tiempo después, Shyamalan pare una espectacular obra de suspenso, Split (2016), en la que nos presenta a Kevin Wendell Crumb, una persona con esquizofrenia, en la que conviven veinticuatro personalidades distintas, y muchas de ellas forman parte de una alianza con la creencia de que una personalidad llamada The Beast viene a redimir a los sufrientes. Kevin sufrió el abandono paterno en medio de atroces abusos propinados por su madre, y es ahí cuando enferma. The Beast viene a cobrarse la vida de aquellas personas impuras, las que no han padecido, ni conocen el dolor y la angustia. 

Establecida aproximadamente dos semanas después de los eventos de Split, Glass, la tercera parte de esta trilogía, retoma la historia con David Dunn, 19 años después de que sobreviviera a un choque de trenes mortal y descubriera que no sufrió daño alguno. Durante el día, trabaja con su hijo, Joseph, en una compañía de seguridad doméstica, pero también regularmente sale a la calle para que poder encontrar criminales y  combatirlos como el vigilante The Overseer

glass 3
Un criminal en particular en el que David se ha fijado es Kevin Wendell Crumb, también conocido como The Horde, un hombre con un trastorno de identidad disociativo y una inclinación por el secuestro jóvenes para que puedan ser sacrificadas a una de sus 24 identidades: una salvaje, superhumanamente fuerte personalidad conocida como The Beast. Desafortunadamente, David y Kevin son aprehendidos en el proceso y enviado a Ravel Hill Memorial Psychiatric Research, donde la Dra. Ellie Staple especialista en casos de delirio de grandeza que les hace creer a quienes lo padecen que son superhéroes, reuniéndolos con el  malvado Elijah Price, también conocido como Mr. Glass, que ha pasado la mayor parte de las últimas dos décadas bajo gran sedación.

Glass viene a cerrar la trilogía reuniendo a Elijah Price, como el villano de mente maestra, con The Beast, el brazo ejecutor y para impedir todo esto, The Overseer, pero la idea real de Mr. Glass va más allá de enfrentar a los anteriores tirando de los hilos, sino de mostrarles al mundo que los superhéroes de los cómics son reales, y que las historietas no son más que libros inspirados en situaciones verídicas. 

glass 4
M. Night Shyamalan construyó un universo que dista mucho de los de  DC Cómics o Marvel Studios, por nombrar dos estudios pioneros que están sobrecargando el mercado del género con blockbusters impresionantes. El universo de Shyamalan, presentando en Unbreakable se sentía mucho más real y profundo, con grandes conceptos filosóficos como pilares, y era lo que dotaba a los fanáticos de la saga de una gran ansiedad por ver la tercer pieza de esta trilogía. 

Se esperaba que esta película expandiera la mitología de superhéroes dentro de la saga, pero todas esas expectativas deben ser desechadas, es muy poco lo que en sí se hace para lograrlo, ya que la cinta cae víctima de su propia estructura, con un primer acto extenso y lento, con escenas que sobran, el segundo acto se torna aún mas lento y un tercer acto que no logra ser desarrollado de manera que impacte en quien lo está mirando, que si bien tiene la marca registrada de su director, no logra el impulso para ser un cierre digno. 

En cambio, la gran mayoría de la historia tiene lugar dentro de las paredes de un hospital altamente seguro y un conjunto de habitaciones especialmente diseñadas, lo que, en retrospectiva, realmente parece menos una opción narrativa y más el resultado de restricciones presupuestarias serias. Vemos una y otra vez como es explotado el personaje de McAvoy, que es el único que sobresale en esta película, tornándolo tan repetitivo que aburre. Este es un movimiento bastante malo por sí mismo, ya que lo que realmente queremos ver es cómo se comportan estos héroes y villanos en el mundo real dentro del conjunto específico de reglas de este universo.

glass 5
Glass promete mucho, pero brinda muy poco, si bien logra ser entretenida por momentos, no alcanza para llegar al brillo de sus predecesoras. La actuación de James McAvoy resalta por encima de las demás, aunque el casting es excelente,  pero la liviandad en los diálogos, y la falta real de una historia que complemente y ayude a formar el rompecabezas presentado con anterioridad, da como resultado un filme que solo resulta ser pedazos de vidrio roto inconexos. 

Puntaje: 6/10 


 glass2

 Título original: Glass
 Director: M. Night Shyamalan
 Actores: Samuel L. Jackson, Bruce Willis, Anya Taylor-Joy, James McAvoy y Sarah Paulson
 País de origen: Estados Unidos
 Fecha de estreno: 17/01/2019

Yanil Coliva

Genio, millonario, playboy, filántropo...

Te puede interesar