“Máquinas Mortales” - Crítica

REVIEWS 09/01/2019 Por
Miles de años después de que la civilización haya sido destruida por un suceso cataclísmico, la humanidad se ha adaptado y una nueva forma de vida ha surgido. Gigantescas ciudades en movimiento rodean la Tierra, predando sin piedad sobre los pequeños pueblos que aún quedan. Tom Natsworthy se encuentra luchando por su supervivencia luego de encontrarse con una peligrosa fugitiva. Dos opuestos, cuyos caminos no deberían haberse cruzado, formarán una inesperada alianza que está destinada a cambiar el destino del mundo.
mm4

La reinserción de las adaptaciones literarias juveniles no es nada fácil. Al parecer, al equipo se les ha complicado traer a la pantalla grande la primer entrega de la saga de Maquinas Mortales, dándonos como resultado una película más del montón.

Bajo una mirada de la media tierra, una parte del equipo técnico de “El Hobbit” y “El señor de los anillos” regresan para adentrarnos en la primer película basada en los libros de Philip Reeve. Con el debut directivo de Christian Rivers (El señor de los anillos: las dos torres), escrita por Fran Walsh (King Kong), Philippa Boyens y Peter Jackson (Trilogía El Hobbit) nos presentan “Máquinas Mortales” un mundo post-apocalíptico dónde las ciudades han pasado a ser “Todoterrenos” desproporcionales en busca de subsistencia y han dejado de ser parte de la corteza del planeta, debido a una guerra conocida como “guerra de los 60 minutos” dónde el planeta fue devastado por una serie de bombas de energía cuántica.

mm3
Hera Hilmar es la encargada de interpretar a Hester Shaw, una mujer en busca de venganza por la muerte de su madre que ha planeado ingresar a Londres para matar a Thaddeus Valentine (Hugo Weaving). En el desafortunado ingreso a la ciudad, conoce a Tom Natsworthy (Robert Sheehan) un muchacho que se encarga de recolectar objetos antiguos para comprender el siglo 21, y es uno de los pocos que conoce los peligros de las armas de “Antigua tecno”, siendo más específico, la de energía cuántica.

Con Thaddeus intentando detenerlos la película está marcada por dos fuertes actos; dónde también existe una variedad enorme de personajes y subtramas que no se desarrollan y decoran la película hasta su fin.

Entre el mal manejo del tiempo, falta de proporción, la parva de pantalla verde y la poca simpatía de los personajes, Máquinas Mortales no tiene el mejor debut en la pantalla grande.

Reimplantar los libros juveniles al cine sigue siendo uno de los  mayores retos para los cineastas, ser fiel y poder plasmar los mundos no es un desafío para cualquiera. Y es el caso de Máquinas Mortales, la película deja mucho que desear teniendo en cuenta que tienen a expertos guionando el filme, desde la dirección parece que se le va un poco de las manos y no logra presentarnos su universo nítidamente, lo que dificulta mucho entrar en ritmo.

Por otro lado, la visual steampunk está muy bien lograda, lo cierto es que se puede ver etnias muy distintas y está repleto de estilo por todas partes, pero hay un gran manejo del steampunk post-apoc. que da la impronta de lo que se vendrá –si es que habrá- en las próximas entregas. Para la expresión que va formando la película, la música compuesta por Junkie XL (Mad Max: Furia en la carretera, El hombre de acero) resulta de a momentos ser muy épica y no da el resultado que se podría esperar.

mm2Para sostener este clima que va rozando la aventura, ciencia ficción y fantasía, el segundo acto comienza dando un volantazo dónde se crea una trama que luce totalmente distinta a lo que se esperaba. Creyendo que seguiríamos el ritmo del primer acto, lo cierto es que ésta segunda parte decae muy fácil. Con efectos que venían haciendo un buen trabajo, al parecer el CGI no ha funcionado bastante bien para el extraño robot. El último de la Brigada Lazarus no se ve cómo se esperaba en la pantalla grande y no aporta siquiera un salvavidas a la película, siendo prácticamente, un cero a la izquierda. Lo mismo sucede con Anna Fang interpretado por la cantante Jihae Kim, quien decora un buen rato la cinta con escaso protagonismo.

mm1Sin ánimos de destrozar la película, es claro que se les ha complicado traer ésta historia a la pantalla grande, que tiene un mundo único, una esencia que es capaz de satisfacer al espectador y es totalmente desaprovechada. A los personajes principales nunca los terminamos de conocer, permaneciendo planos y alejados. Desperdiciando a Hugo Weaving, y Robert Sheehan como una especie de Han solo y Ron Weasley que no está nada mal, de hecho, su personaje destaca casi por sobre todos, y por otro lado, está Hera Hilmar, que interpreta a un personaje solemne, lleno de misterios que no logra desplegarse por sí solo. Las relaciones entre ellos mismos son muy apagadas y si uno no sabe previamente cuáles son los vínculos y jerarquías que existen en el mundo es engorroso de entender.

Siendo incapaz de de detenerse y reacomodar la historia y en ése punto, queda condenada hasta el final. Máquinas Mortales era la oportunidad para el público lector adolescente, quienes realmente necesitan de producciones bien logradas y no una suerte de popurrí de Mad Max, The Hunger Games, Ray Bradbury y futurismo trillado concebido tras una producción excesivamente grande para su resultado final. Con todos esos conceptos juntos, Máquinas mortales se siente como una película que debió estrenarse hace ya varios años, y que queda cómo una más del montón.

maquinasmortales

DATOS TÉCNICOS

Título: Mortal Engines

Nacionalidad: EE.UU., Nueva Zelanda

Género: Ciencia ficción, Aventura, Acción

Reparto: Robert Sheehan, Hera Hilmar, Hugo Weaving, Stephen Lang, jihae, Leila George D'Onofrio, Ronan raftery, Patrick Malahide, Colin Salmon.

Dirección: Christian Rivers

Guión: Fran Walsh, Philippa Boyens y Peter Jackson

Montaje: Jonno Woodford-Robinson

PUNTAJE 5 / 10

 

Mara Cammarano

Cine y redacción. Un poco de series y diseño. @Maracammarano

Te puede interesar