Shailene Woodley habla sobre su papel en "A la Deriva"

PELÍCULAS 06/07/2018 Por
Los actores a veces llegan a límites insospechados para desempeñar su papel, tal es el caso de Shailene Woodley, quien se sometió a una estricta dieta para su protagónico en la nueva película de Diamonds Films.

Del director de "Everest" y protagonizado por Shailene Woodley (Bajo la misma estrella, Divergente) y Sam Claflin (Yo antes de ti, Los juegos del hambre), A la deriva se basa en la inspiradora historia real de dos espíritus libres cuyo encuentro casual los lleva primero al amor y luego a la aventura de sus vidas.

Los dos ávidos marineros emprenden un viaje a través del océano, pero Tami Oldham (Woodley) y Richard Sharp (Claflin) no pudieron anticipar que estarían navegando directamente hacia uno de los huracanes más catastróficos de la historia. Luego de la tormenta, Tami despierta y descubre que Richard está gravemente herido y su barco en ruinas. Sin esperanza de ser rescatados, Tami debe encontrar la fuerza y la determinación para salvarse a sí misma y al único hombre que ha amado.

013_ADRIFT_Unit_02304_FinalCCR

La actriz Shailene Woodley, protagonista de la nueva película A LA DERIVA, el drama romántico dirigido por Baltasar Kormákur basado en la historia real de la pareja Tami Oldham y Richard Sharp, tuvo que reflejar cómo su personaje se veía luego de estar más de un mes perdida en alta mar, como consecuencia de que su barco fuera destrozado por un enorme huracán.



Para ello, Woodley se sometió a una extrema dieta que consistía en consumir solamente 350 calorías por día. “Durante las dos últimas semanas de rodaje comía una lata de salmón, un poco de brócoli hervido y dos yemas de huevo por día – 350 calorías. Fue terrible”, contó la actriz.

Este plan alimenticio que ocurría en el detrás de escena, reflejaba lo que se estaba viviendo en pantalla, ya que Tami Oldham, el personaje de Woodley en su lucha por sobrevivir, racionaba el poco alimento que aún quedaba en el barco, como mantequilla de maní y latas de conservas, mientras trataban desesperadamente de llegar a tierra.

ADRIFT_SG_0017R

El aspecto físico no fue lo único sobre lo que trabajó Shailene Woodley. Se preparó antes del rodaje para perfeccionar sus habilidades náuticas: “Me encanta nadar, y el agua es algo que me apasiona y con lo que estoy muy conectada. Tenía mucha práctica con el agua, pero ninguna con la navegación. Estuve alrededor de un mes antes de la producción en Hawai aprendiendo cómo navegar en diferentes tipos de embarcaciones. Cuando llegué a Fiyi, navegué durante aproximadamente otro mes más antes de que comenzara el rodaje”.


A a Deriva se estrena el 30 de Agosto

Yanil Coliva

Genio, millonario, playboy, filántropo...

Te puede interesar