'Juliet, Naked': Inesperadamente encantadora

REVIEWS 10 de octubre de 2018 Por
Rose Byrne y Ethan Hawke brillan en 'Juliet, Naked', una película que mezcla sin miedo, los temores de la adultez, la música y el amor.

ABWGHOJRGVGVJGVAUVWRVHG7EU

Por: Juan L. Barrios 

Annie (Rose Bryne) está atrapada en una larga relación con Duncan (Chris O'Dowd), un obsesivo admirador del oscuro rockero Tucker Crowe (Ethan Hawke). Cuando la demo acústica del exitoso disco de Tucker de hace 25 años aparece, su lanzamiento conduce a un encuentro con el mismísimo artista que les cambia la vida. Basada en la novela de Nick Hornby, Amor de Vinilo es una divertida versión de las segundas oportunidades de la vida.

Cuando uno va al cine a ver una comedia dramática, tal vez no sepa del todo que le va a tocar ver. Esta vez Jesse Peretz, quien dedicó gran parte de su carrera al cine y la televisión de este género, nos trae una adaptación del libro de mismo nombre del escritor británico Nick Hornby; quien ya había logrado la adaptación fílmica de una de sus obras con Alta fidelidad (High Fidelity, 2000) dirigida por el cineasta Stephen Frears.

Annie (Rose Byrne) quien lleva una larga y aburrida relación con Duncan (Chris O'Dowd), quien particularmente está obsesionado con un cantante (olvidado) de los noventa: Tucker Crowe (Ethan Hawke), que luego de un solo álbum decidió desaparecer de la vida pública. Tras la ruptura, Annie logra contactar con Tucker, ambos dándose cuenta de que comparten más de lo que se podrían imaginar, creando una relación amistosa muy poco convencional.


El desarrollo de los personajes es algo de admirar, el guión escrito por Tamara Jenkins, Jim Taylor y Phil Alden Robinson logra presentarnos a los individuos a través del diálogo maduran in crescendo. En un principio uno se puede identificar con estos, debido a que son adultos que quieren vivir su vida y algo se los impide, lo único que los para es su miedo ante las situaciones que no los dejan avanzar.

La psicología que manejaron para la construcción de cada uno de los protagonistas, así como también a los secundarios, sorprende. Duncan está obsesionado con la obra de su ídolo, pensando que lo conoce cuando en realidad solo tiene una ilusión creada tanto por el cómo por los demás fanáticos que integran el “fandom” del artista retirado. Annie tiene sueños personales que no cumple debido a que no quiere incomodar a su pareja y terminar siendo una persona solitaria.

638850315

Por otra parte, Tucker, tiene una de las cargas más pesadas en su conciencia: fue egoísta la mayor parte de su vida, cosa que lo llevó a tomar decisiones de las que no está orgulloso, así como también lastimar a gente cercana a él y esto lo atormenta. Su miedo más grande es enfrentar a la gente que lastimó para pedirles una simple disculpa.

Así como tiene una escritura que además de ser simple, simple no es sinónimo de malo, muchas veces menos, es más, no hace falta buscar la excentricidad para hacer una buena historia, y que cualquiera puede entender su trama, donde los personajes evolucionan e interactúan a la par que la trama avanza de una forma delirante y muy digerible, que convierte los 97 minutos de largometraje en un viaje que te hace encariñar con los personajes, tal vez sea por el carisma de Ethan Hawke, la gran performance de Rose Byrne, o incluso la química que se siente entre ellos dos; la dirección deja algo que desear,  no la dirección de actores, cosa que está bien lograda. Si no, la composición de planos y la fotografía utilizada, recae mucho en el plano y contra plano, cuando podría haber arriesgado tal vez un poco más para hacer el metraje algo más interesante. No es excusa que se hayan enfocado más en el desarrollo de la trama y de personajes ya que para eso, se podría haber hecho una película para televisión. Esto no quita que la película sea buena, pero para terminar de complementarla, podrían haber hecho algo más de hincapié en la puesta en escena, más teniendo en cuenta que la mayor parte de la historia transcurre en Inglaterra, donde se puede lograr una fotografía interesante.

crzflojizn-1530338872

Más allá de algunos de los errores que comete, Amor de vinilo (Juliet, Naked) es una película entretenida que vale la pena ver más de una vez, incluso tiene potencial para convertirse en esa película que siempre encontramos en televisión los fines de semana y, sin duda, nos quedaríamos a verla hasta el final para reírnos una vez más de sus chistes ingeniosos.


5b929c7ee1fdd3596945e2080


Título original: Juliet Naked.


Año: 2018

Duración: 97 min.

País: Estados Unidos, Reino Unido.

Dirección: Jesse Peretz.

Guion: Tamara Jenkins, Jim Taylor y Phil Alden Robinson.

Música: Nathan Larson.

Fotografía: Remi Adefarasin.

Montaje: Sabine Hoffman, Robert Nassau.

Reparto: Rose Byrne, Ethan Hawke, Chris O'Dowd.

Productora: Los Angeles Media Fund, Rocket Science, Apatow Productions, Bona Fide Productions.


PUNTAJE: 7/10

Estreno 18 de Octubre

Te puede interesar

Boletín de noticias

 

Te puede interesar