El Aro: Capítulo Final (Review)

REVIEWS 01 de enero de 2020 Por
La icónica saga japonesa que dio lugar a la franquicia hollywoodense llega a su final con una última entrega que deja bastante que desear.
Sadako_%282019%29_-2

Tal vez algunos no lo sabían, pero la conocida saga de películas de terror sobrenatural estadounidense The Ring, cuya primer entrega data del 2002, son adaptaciones de las entregas originales del país del sol naciente, siendo Ring (1998) el filme que comenzó con la saga que a su vez toma de partida la novela homónima de 1991 del autor nipón Kôji Suzuki.

En esta última entrega, El Aro: Capítulo Final, nos cuentan la historia de Mayu, una doctora encargada de cuidar a una chica que sufre de amnesia. La paciente está bajo custodia policial y es de especial interés para las autoridades. Sin embargo, sus allegados desconocen el porqué de esta situación, e incluso la propia sospechosa ignora los motivos por los que está siendo vigilada las 24 horas. Mientras Mayu se desvive por realizar su trabajo, su hermano, un aspirante a convertirse en un personaje famoso en redes sociales, comienza a darse cuenta de que ha dado con un filón que tratará de tratar a toda costa.

El filme ya desde un principio nos habla de una historia pasada, donde obviamente se habla sobre Sadako (personaje que al ser traducido al inglés se la llamó Samara) quien tiene algún tipo de conexión con la misteriosa niña cuyo nombre no conocemos, y mientras la trama transcurre vamos conociendo cuales son los cabos que atan esta historia hasta su conclusión.

Es complicado hablar de este largometraje, debido a que al retratar una cultura tan distinta a la nuestra, como lo es la japonesa, hay cosas que no se entienden si trataron de ser estandarizadas para que se entiendan de manera global, llevando a que esto se malinterprete o si directamente en japón mantienen un lenguaje audiovisual propio y es esto lo que lleva a esa duda. De todas formas, es innegable el hecho de que tienen una visión completamente distinta en lo que se refiere a relaciones debido a que todas las conversaciones en el largo se sienten forzadas, con falta de naturalidad y como si fuese algo que los personajes verdaderamente no harían. Más allá de esto, se entiende que para llevar adelante una trama, se debe de recurrir al diálogo, pero estos tipos de diálogos por momentos parecían sacados de una comedia, y en otros, simplemente incomodaban; no se sentía una solidez en lo que sería la historia, y al ir de aquí para allá con las cosas no terminaron de entenderse ciertas cosas.

Uno de los problemas en cuanto a la forma de narrar audio-visualmente en esta película, es como se trata de sobre explicar todo lo que está aconteciendo, recurriendo casi todo el tiempo a flashbacks de cosas que ya vimos y ya entendemos a que se refieren solamente para que no quede ninguna duda sobre lo que está sucediendo, y básicamente, tomar al espectador por idiota, siendo simplemente un error de guión aportado desde el montaje, pues si se omitieran todos estos flashbacks, la historia seguiría entendiéndose completamente.

Sin duda El Aro: Capítulo Final, es una película perezosa que no intenta arriesgarse, ni en la puesta de cámara, ni en actuaciones y ni siquiera intenta contarte una historia profunda. Las cosas suceden simplemente, y nunca terminamos de formar un vínculo con ningún personaje porque estos carecen de personalidad y pareciera que están motivados por la nada misma en donde tratan de meter cosas de los pasados de los personajes que desencajan completamente así como también tenemos personajes que en ningún momento son relevantes y de una escena para otra lo son. 

El filme dirigido por Hideo Nakata, quien dirigió Ring originalmente, no supo que contar y como contarlo en esta entrega que supuestamente es la final, dejando así una ensalada de errores argumentales y pobre desarrollo dramático. 

PUNTAJE: 3/10.

Dirección: Hideo Nakata. 

Guion: Noriaki Sugihara, Kôji Suzuki


Basada en: Ringu de Kôji Suzuki


Protagonistas:Himeka Himejima, Elaiza Ikeda, Ren Kiriyama, Hiroya Shimizu, Rie Tomosaka, Takashi Tsukamoto

Te puede interesar