¿Yo te gusto?: No, no me gustas

REVIEWS 11 de septiembre de 2019 Por
La película Argentina se estrenará el jueves 12 en los cines argentinos
Yo_te_gusto_ph_gabriel_c%C3%A1rdenas-19-1024x683
Yo_te_gusto_ph_gabriel_c%C3%A1rdenas-19-1024x683
TRAILER OFICIAL ¨ ¿YO TE GUSTO? ¨

En estos últimos años, pareciera que las productoras y directores han encontrado una mina de oro la cual pueden explotar a gusto, tal vez pensando que muestran realidades que los harán sentirse con la panza llena como si estuviesen denunciando realidades que se viven en la calle mientras cuentan billetes, cuando realmente, no pueden estar más alejados de la realidad que intentan retratar.

Edgardo González Amer (Familia para armar; Tuya) este año nos trae ¿Yo te gusto? un drama con tintes de acción que cuenta la historia de Nati (Martina Krasinsky) quien es una chica de 17 años que vive en un barrio humilde y marginal, quien junto con su hermano Sebas, trabajan repartiendo la comida que prepara Mary (Leticia Bredice), su madre. Pero además de esto forman parte de una banda de delincuentes que venden droga y roban kioscos y restaurantes. Su jefe es conocido como Yuca (Daniel Aráoz), el dueño de un desarmadero del barrio quien también es la cabeza de la banda de delincuentes. Nati y Sebas descubren una deuda que atormenta a sus padres, la cual les costará la casa, es entonces cuando deciden hacer una serie de trabajos que desencadenará una seguidilla de actos de traición y violencia.

El filme carece de una personalidad, pues a pesar de intentar retratar la realidad marginal de los barrios bajos, esta es bastante alejada, cayendo más de una vez en lo banal, dejando visiones erróneas de como de verdad son esos lugares. Para empezar, un gran error es la interpretación de Krasinsky, debido al hecho de que no es creíble tanto su personificación como su interpretación, la cual es más que sobre actuada y nunca supo ser verosímil, como si nunca hubiese actuado, sinceramente, sus tonos de voz diferían completamente de su actuación corporal y la situación en la que los personajes se encontraban, así como también su "acento" era demasiado sobre actuado, llegando al punto de lo cómico, cuando es más que obvio que eso no es lo que buscaba el director.

Tampoco se entiende por qué hay un momento donde uno de los personajes rapea mientras otro baila breakdance, como si el director dijera "¿esto hacen en las villas, verdad?" y pusieron a Sebas a rapear como si estuviese improvisando free style y que el otro chico bailara. No se está diciendo que esas cosas no sucedan en los barrios marginales, pues, sí lo hacen, pero la forma en la que fue retratada fue bastante errónea y quedó como un chiste bastante fuera de lugar y muy fuera de contexto.

Por otro lado, lo mejor del largometraje son las interpretaciones de Leticia Bredice y Daniel Aráoz, quienes demuestran su calidad actoral. Ver secuencias en las que sus personajes interactúan con el personaje de Krasinsky, deja a la luz la diferencia de interpretaciones, lo que puede hacer que el espectador se sienta completamente fuera de tono.

Por último, el giro que toma la trama hacia el final, es completamente agarrado de los pelos, pues tocando un tema tan sensible como es una violación y utilizarlo como recurso narrativo para que la historia vaya hacia algún lado, es un recurso bastante bajo, debido a que no deja ningún mensaje contra la violencia de género o ni siquiera intenta tocar el tema como si fuese el punto de la trama, esto es un hecho que simplemente ocurre para que la trama pueda avanzar y tener un final, el cual, como se dijo antes, es totalmente injustificado y agarrado de los pelos, haciendo que la película sea peor de lo que venía siendo.

Puntaje: 3/10

Dirección: Edgardo González Amer

Guion: Edgardo González Amer


Música: Mariano Barrella


Fotografía: Sebastián Gallo


Reparto: Leticia Brédice, Martina Krasinsky, Marco Antonio Caponi, Daniel Aráoz

Te puede interesar