Once Upon a Time in Hollywood: Esta vez no hubo historia que contar

REVIEWS 20 de agosto de 2019 Por
De la genialidad al ocaso, Quentin Tarantino está tan absorto en sí mismo, que olvidó cómo narrar una historia de la forma brutal en que solía hacerlo.

Once Upon a Time in Hollywood está estructurada alrededor del asesinato de la actriz Sharon Tate, por parte de Charles Mason y miembros de La Familia; sus otros dos protagonistas son Rick Dalton, un actor de televisión que está pasando de moda y su amigo y doble de riesgo, Cliff Booth, vecinos de la joven actriz y esposa del director Polanski. 

El conocimiento de que este sombrío evento es inminente al final de los seis meses que cubre la película le da a toda la historia un toque ligeramente siniestro. Pero a medida que transcurren las semanas hacia esa fatídica noche de agosto, Once Upon a Time tiene un tono sorprendentemente optimista, repleto de color, humor y momentos de carácter idiosincrático como cualquier película de Tarantino desde Jackie Brown. Para una película ambientada durante un período de cambio social violento y dislocado, tiene una energía curiosamente amable y afable. 


Esa desconexión entre el contenido y el tono, entre la comedia de amigos que anima las escenas de Pitt y DiCaprio juntos y el suspenso de cordero que va camino al matadero de cada escena que involucra a Sharon Tate, interpretada por Margot Robbie, es lo que le da a Once Upon a Time su compasse, aunque por momentos se vuelve tediosa e insípida. Pero también es lo que nos deja preguntándonos por qué Tarantino quería contar esta historia y contarla en el marco en gran parte ficticio que hizo. Ciertamente, hay conexiones entre la trayectoria de Tate, como vemos aquí, una joven actriz idealista que apenas comienza a darse cuenta de que podría ser una estrella de cine en ascenso, y la trayectoria de Rick y Cliff, dos figuras que están en declive en Hollywood al darse cuenta de que han alcanzado la cima de su capacidad de atracción. Pero Tarantino rara vez parece interesado en pensar en esas ideas. En su lugar, se cruza entre la trama de Rick y Cliff (pasan tanto tiempo juntos que sus arcos de la historia funcionan como uno solo) y la extraña escena de Tate y sus invitados que se mueven solo para bailar o descansar en la piscina.

Robbie tiene una larga y maravillosa escena en la que Tate se encuentra con una sala de cine que muestra su película The Wrecking Crew, entra sola y se mira, deleitándose en silencio con la respuesta positiva de la audiencia a su desempeño. Pero con demasiada frecuencia los protagonistas masculinos tienen la oportunidad de ser personajes reales: espinosos, engañados, ridículos, sorprendentes, divertidos, mientras que ella funciona principalmente como un cebo hermoso, inocente. Si Sharon de Robbie es un personaje con poca profundidad, se le concede menos al grupo de "chicas Manson", en su mayoría indiferenciadas, que incluyen a Margaret Qualley, Dakota Fanning y, en un cameo inesperado pero de alguna manera perfecto, una espeluznante sonrisa de Lena Dunham. La sensación de que se trata de una película sobre y para hombres está subrayada por la prominencia de uno de los fetiches en pantalla más conocidos de Tarantino. Desnudos, los pies femeninos delgados aparecen constantemente en el primer plano de la imagen, presionados contra las ventanas de un auto, golpeando las calles calientes de Los Ángeles y apoyados en los tableros o en la parte posterior de los asientos de un cine. La importancia de los pies es tal que es difícil no pensar que Quentin solo nos está trolleando.

Once Upon a Time in Hollywood 4
Aunque hay una secuencia extendida y efectivamente incómoda y llena de suspenso en el Spahn Ranch, el set de película abandonado que los seguidores de Manson usurparon, la figura del mismo Manson está casi ausente de la película. Aparece solo una vez, interpretado por Damon Herriman (quien también interpretó al personaje en la serie de Netflix Mindhunter ), y habla apenas más que una línea. La mayor parte del tiempo de la película se pierde en los bulliciosos backlots de los distintos espectáculos y películas en las que trabaja Rick, el personaje de DiCaprio. Lo vemos caer desde las cómodas alturas del estrellato televisivo de los años '50 hasta la indignidad de los finales de los '60 cuando se va a Italia a protagonizar las películas clase B, Spaghetti Westerns, con Cliff a su lado siempre dispuesto a manejar su auto, arreglar la antena de tv o ser solo su amigo. 

Con demasiada frecuencia, los protagonistas masculinos llegan a ser personajes reales, mientras que Tate funciona como un bello decorado, inmaculado e impecable. La estructura temporal de la película es floja pero densa. Hay flashbacks anidados dentro de flashbacks, pastiches extendidos de películas y programas de televisión falsos y explosiones intermitentes de voz en off, incluso de Kurt Russell como un narrador aparentemente omnisciente. Bruce Dern aparece en una sola escena divertida y conmovedora como el propietario senil del rancho tomado por los hippies; Al Pacino entra y sale alegremente como un ejecutivo sabelotodo; el fallecido Luke Perry, apareciendo en su papel final, interpreta al héroe estoico vaquero al que enfrenta el villano interpretado por Rick. Pero sabiendo a qué se dirige: la noche del 9 de agosto de 1969, cuando un hombre y tres mujeres del complejo de Manson aparecerán en Heaven Drive, con cuchillos en la mano, frente a la casa de una Tate que ya tiene 8 meses y medio de embarazo: hace que los muchos placeres de la película sean difíciles de disfrutar, especialmente saber cuánto le gusta a Tarantino un enfrentamiento sangriento sin restricciones.

Once Upon a Time in Hollywood 3
Tate se presenta en la película como la encarnación de lo que Tarantino ve claramente como los días felices de Hollywood, el ápice despreocupado y espiritualmente liberador de la década de 1960, pero la historia completa no gira en torno a Tate o la familia Manson. Es, en esencia, la historia de un actor maduro que necesita reinventar su carrera y su estrecha amistad con un especialista que sufre su propia crisis existencial sutil. Su eventual capacidad para salvar a Tate no es el resultado inevitable de sus narraciones, sino que surge de la nada, sintiéndose sumamente forzado. 

Finalmente, el giro en Once Upon a Time In Hollywood priva a la víctima principal de su destino, algo que las historias alternativas anteriores de Tarantino no hacen. Si bien el sexismo no fue el factor principal en el asesinato de Tate, sin duda jugó un papel importante en él, por lo que trazar un paralelo adecuado con el anterior par de películas de historia alternativa del director, Inglourius Basterds y Django Unchained, donde las víctimas toman el control y dan vuelta las circunstancias, la hubieran puesto en un lugar de protagonismo que no tuvo en esta cinta, Tate se convierte como personaje en una observadora de su propia narrativa. Esta es una película que se supone que le devuelve la vida, pero apenas la tiene en cuenta en su narración.

Once Upon a Time in Hollywood 1
Si bien la película posee gran parte del mismo diálogo inteligente y la misma construcción fascinante del universo creado por el cineasta, carece de la misma narrativa convincente que hizo que Reservoir Dogs, Pulp Fiction y Jackie Brown funcionaran. Parece que Tarantino está tan absorto en su propio estilo cinematográfico que perdió de vista lo que hizo que sus mejores películas fueran geniales. Si bien Once Upon a Time in Hollywood no es una completa basura, es fácilmente olvidable, y no se puede construir un buen producto con un par de brillantes actuaciones, definitivamente ésta vez su rapsodia de fetiches cinematográficos no funcionó. 

Puntaje: 5/10


Once Upon a Time in Hollywood poster
Título original: Once Upon a Time in Hollywood
Director: Quentin Tarantino
Actores: Brad Pitt, Kurt Russell, Tim Roth, Leonardo DiCaprio, Margot Robbie, Damian Lewis, Emile Hirsch, Al Pacino, Dakota Fanning, James Marsden, Timothy Olyphant y Burt Reynolds
Países de origen: Estados Unidos y Reino Unido
Clasificación: Sin definir
Fecha de estreno: 22/08/2019
Distribuidora: UIP

Yanil Coliva

Genio, millonario, playboy, filántropo...

Te puede interesar