Aladdín: Desde Agrabah con cariño

REVIEWS 24 de mayo de 2019 Por
El príncipe ladrón pasó de la bidimensionalidad al live action y volvió a las pantallas de cine.

No todo el mundo ha visitado Disney World, en Orlando, Florida, pero casi todos han visto una de sus películas en el cine, y al menos conocemos todas las producciones como mínimo, de nombre. En lo que a animación refiere, las producciones de la casa de Mickey Mouse siempre han estado un paso adelante que el resto, por lo tanto, se volvían prácticamente clásicos instantáneos. Hoy en día, las animaciones 3D han desplazado a las 2D, y Disney busca rehacer sus clásicos para ser abordados por las nuevas generaciones en un formato accesible a lo que se busca hoy en día.

Aladdín (1992), representa el ideal del verdadero ser, honesto, y divertido que entiende de los grises del mundo al tener que robar para vivir, y que se enamora de la princesa Jazmín, que viviendo en el otro extremo de los círculos sociales, busca entender cómo es realmente el mundo, y su relación se ve truncada por los intereses de un villano y hechicero llamado Jafar, que a costa de todo busca volverse el hombre más poderoso y mantener el status quo.

Aladdin y Yafar

Hoy en día, que los niños están expuestos a muchas situaciones que los hacen madurar muy temprano, es difícil mantener la magia como foco de su curiosidad, sin embargo, esta nueva live action lo logra, por momentos. Las escenas musicales son impecables, la historia está bien adaptada para buscar crear un cierre y no el hambre de franquicias que suele reptar por los estudios actualmente. Pero peca de ser demasiado inocente en varios momentos, lo cual puede sacar al espectador de la trama.

Los efectos son de buenos a muy buenos, con algunos percances, el diseño de producción es maravilloso. Mena Massoud (Jack Ryan series) es un correcto Aladdín, Naomi Scott (Power Rangers) es una Jazmín poderosa y enérgica, uno de los trabajos más difíciles lo ha tenido Will Smith, quien ha debido ponerse en los zapatos de Robin Williams, quien fuera el genio en la versión original, sin embargo, lo ha logrado de una manera excelente, y hasta adueñándose de esta versión del personaje.

Jazmin y Dalia

El gran punto en contra es Jafar, interpretado por Marwan Kenzari, el cual no transmite amenaza en ningún momento, y cobra fama más de ser un consejero lloroso que un villano de Disney, no solo en su actuación, si no también en su caracterización, no había absolutamente nada amenazante en su figura.

Guy Ritchie se sentó en el banquillo del director, y se ha sentido limitado, Aladdín, es una película que Ritchie podría haber vuelto mucho más frenética y divertida, y conociendo el repertorio del cineasta, no se siente como un trabajo suyo, es estático y calmo, por momentos, se lo podía vislumbrar, como en la pequeña secuencia donde Aladdín se da cuenta cuándo le robaron la lámpara, y un poco también en el número de entrada del Príncipe Alí en Agrabah. Algo bueno a reconocer, es que el director ha notado las limitaciones con las que contaba y ha manejado la adaptación de manera que sea lo más orgánica posible.

Aladdin y Genio

Aladdín es una experiencia para hacer en cine, con los chicos, y revivir la magia que supimos conocer en la década del '90. Una experiencia para disfrutar en familia.

Puntuación: 7,5/10


Dirección:
 Guy Ritchie
Guión: Guy Ritchie, John August
Protagonistas: Will Smith, Mena Massoud, Naomi Scott, Marwan Kenzari, Navid Negahban, Nasim Pedrad, Billy Magnussen
Productores: Ivan Atkinson, Kevin De La Noy, Jonathan Eirich, Max Keene, Dan Lin, Karl McMillan, Mark Mostyn, Marc Platt
Música: Alan Menken
Director de fotografía: Alan Stewart
Producción: Walt Disney Pictures, Lin Pictures, Rideback, Marc Platt Productions, Hurwitz Creative.
Distribución en Argentina: Walt Disney Studios Motion Pictures
Fecha de estreno en Argentina: 23 de Mayo de 2019

Alejandro Martinez

Fan de las historias, melómano y lector empedernido.

Te puede interesar