Mortal Engines: Cuando una fórmula se vence

REVIEWS 11 de febrero de 2019 Por
El último proyecto de Peter Jackson (no dirigido por él) es una adaptación de otra novela, solo que dista de ser uno de los grandes clásicos que otrora ha logrado.
Mortal Engines - Poster

Peter Jackson es mundialmente famoso por llevar a la pantalla grande la epopeya fantástica conocida como "El Señor de los Anillos", y pese a que no comenzó con adaptaciones, parece que se avocó a ellas bastante, luego adaptando "El Hobbit" creando una trilogía de un libro que no llega a ser la tercera parte de lo que es la primera novela de TLotR, "La Comunidad del Anillo" e inclusive, participó en "Las Aventuras de Tintín" (2011).

Este 2018 Jackson nos trae su nueva apuesta a una adaptación de una obra literaria, en este caso, "Mortal Engines" (Máquinas Mortales), la primera de una serie de 4 novelas escritas por Phillip Reeve sobre una distopia futurista donde las ciudades se han convertido en nómades y se comen entre ellas. 

Mortal Engines - Hester Shaw

Jackson adapta el guión y produce, pero es Christian Rivers quien se sienta en la silla de director por primera vez para un largometraje. Dentro de contexto ya contado, la historia nos centra en Hester Shaw (Hera Hilmar) quien es una misteriosa chica que busca venganza por la muerte de su madre, perpetrada por el vil Thaddeus Valentine (Hugo Weaving), quien es uno de los principales miembros del gobierno de la depredadora ciudad de Londres.

Hester, junto a Tom Natsworthy (Robert Sheehan), un ciudadano londinense a quien Valentine intenta asesinar luego de descubrir las razones de Shaw, deberán abrirse camino a través de un páramo desolado perteneciente a un mundo en donde la única manera de sobrevivir es luchar.

Mortal Engines - Valentine

La historia contiene todos los clichés de las distopias futuristas de las novelas para jóvenes adultos, como The Hunger Games, o The Maze Runner, sin embargo, pese a todo el valor estético que aporta la producción de Jackson, la narrativa de Rivers no llega a entretener demasiado. Los personajes no generan ninguna clase de empatía, tanto los buenos como los malos están para cumplir un rol el cual se mantiene estático, y la falta de evolución de los personajes, o la poca destreza del director para comunicarlo hace que todo se sienta falto de importancia.

Mortal Engines - Londres

El apartado visual es impecable, algo que Jackson maneja a la perfección, y no puede faltar en una película en la que él participe. Aunque al igual que en El Hobbit, se siente como que todo se narra en función al CGI, aunque en este caso, es de entenderse, ya que armar un set con ciudades gigantescas y páramos desolados (que pese a que dicen que está todo inhabitable tiene bastante vegetación) no es algo que pueda hacerse sin imágenes generadas por computador.

Mortal Engines - Tom

La música de Junkie XL no destaca demasiado, y se siente demasiado genérica, lo cual va perfecto con el tono de la película, aunque podría haber generado mejores climas. Pese a que los hechos se desarrollan de manera predecible una vez que se le explica el contexto al espectador, realmente da la impresión de que el argumento se desarrolla en piloto automático, inclusive el trabajo actoral del reparto.

Puntuación: 5/10


Título Original: Mortal Engines
Dirección: Christian Rivers
Guión: Fran Walsh, Philippa Boyens, Peter Jackson, Philip Reeve (Autor de la novela)
Protagonistas: Hera Hilmar, Robert Sheehan, Hugo Weaving, Hihae, Ronan Raftery, Leila George, Patrick Malahide, Stephen Lang, Colin Salmon.
Productores: Philippa Boyens, David Conley, Deborah Forte, Peter Jackson, Ken Kamins, Carlos Ramírez Laloli, Pamela Silverstein, Amanda Walker, Fran Walsh, Zane Weiner.
Música: Junkie XL
Producción: Media Rights Capital (MRC), Scholastic Productions, Silvertongue Films, Universal Pictures, WingNut Films.
Distribuidor en Argentina: United International Pictures (UIP)
Fecha de estreno en USA: 14 de Diciembre de 2018.
Fecha de estreno en Argentina: 10 de Enero de 2019.

Alejandro Martinez

Fan de las historias, melómano y lector empedernido.

Te puede interesar