Pulp Fiction Cine

Muere a los 82 años el aclamado director Peter Bogdanovich

Peter Bogdanovich, guionista y director nominado al Oscar, con éxitos como What’s Up, Doc? y Paper Moon, murió a los 82 años dejando un gran legado

NOTICIAS 06 de enero de 2022 Ariel F. Louckx Ariel F. Louckx

a-los-82-anos-murio-peter-bogdanovich-mitico-director-del-hollywood-de-los-70-1294960Por:@ArielBaelish

"Nuestro querido Peter falleció hoy por complicaciones con la enfermedad de Parkinson", agregó la familia en un comunicado. "La familia Bogdanovich / Stratten desea agradecer a todos por su amor y apoyo en este momento tan difícil".

Bogdanovich, cuyas omnipresentes gafas le dieron siempre un aire de profesor durante su participación en Hollywood que tanto disfrutaba, dónde se destacó con su segunda película, The Last Picture Show (1971). El drama en blanco y negro ambientado en una ciudad de Texas obtuvo ocho nominaciones a los Premios de la Academia, incluida la dirección y el guión adaptado (compartido con Larry McMurtry) para él, y premios de actuación secundaria para Cloris Leachman y Ben Johnson.

“Le habló a mucha gente”, diría el propio Bogdanovich más tarde en una entrevista.“La gente me ha dicho que les recuerda a su ciudad natal, así que creo que tiene cierta universalidad. El amor joven, y el sexo y todo eso, es bastante universal ".

Bogdanovich también salió del proyecto con un nuevo amor, la actriz Cybill Shepherd, la modelo que había hecho su debut en el largometraje después de que la vio en la portada de la revista Glamour. Eso llevó a la ruptura de su matrimonio con la diseñadora de producción nominada al Oscar y colaboradora frecuente Polly Platt, con quien tuvo sus hijas Antonia y Sashy.

Luego hizo dos películas más con Shepherd: la decorosa adaptación de Henry James, Daisy Miller (1974) y el musical At Long Last Love (1975), donde se vio a Burt Reynolds cantando y bailando valientemente las melodías de Cole Porter. Pero ambos fracasaron cuando muchos en Hollywood, quienes solo unos años antes lo elogiaron por revitalizar la industria, se volvieron en su contra.

"Estaban enojados porque yo estaba teniendo una aventura con [Shepherd]", dijo Bogdanovich en una entrevista de 2019. "He visto fotos de nosotros; Parezco un chico arrogante y atractivo, y ella parece una chica sexy. Y éramos ricos y famosos e hicimos películas juntos".

“En algún momento a mediados de los 70, cuando teníamos una prensa terrible, Cary Grant me llamó. Él dice: "Peter, ¿por el amor de Dios, dejarás de decirle a la gente que eres feliz? Y deja de decirles que estás enamorado ". Yo dije:" ¿Por qué, Cary? "," Porque no son felices y no están enamorados ". Tenía razón".

Mientras que sus siguientes dos secuelas de Picture Show: la loca comedia chiflada What’s Up, Doc? (1972), protagonizada por Barbra Streisand y Ryan O'Neal, y Paper Moon (1973), con O'Neal y su hija Tatum (que ganó un Oscar a la mejor actriz de reparto) interpretando a estafadores de la era de la Depresión, fueron éxitos críticos y comerciales.

La Directors Company, que él, Francis Ford Coppola y William Friedkin habían establecido en Paramount en 1972, se disolvió rápidamente después de Daisy Miller cuando los socios tomaron caminos separados.

Bogdanovich se vio envuelto en los titulares de los tabloides en 1980 cuando la Playboy Playmate del año Dorothy Stratten, con quien había comenzado una aventura mientras la dirigía en la comedia romántica They All Laughed (1981), fue asesinada por su esposo, Paul Snider, quien luego se suicidó.

Bogdanovich, angustiado, compró They All Laughed de 20th Century Fox e intentó distribuir la película él mismo. Sin embargo, a la película le fue mal y contribuyó a que se declarara en quiebra.

En 1984, Bogdanovich escribió el libro The Killing of the Unicorn: Dorothy Stratten 1960-1980, en el que atribuyó gran parte de la culpa del fallecimiento de Stratten a Hugh Hefner, argumentando que el fundador de Playboy provocó la ira de Snider cuando lo expulsó de su mansión. “Si tuviera que enfrentar mi propia responsabilidad, no habría forma de ignorar la suya”, escribió. "No podía manejar la hábil maquinaria profesional de la fábrica de sexo Playboy, ni los continuos esfuerzos de su fundador para traerla a su redil personal, sin importar lo que ella quisiera".

Si bien Bogdanovich perseveró, además de escribir y dirigir, también asumió trabajos de actuación, apareciendo de manera más prominente como psicoterapeuta en Los Soprano de HBO, su carrera cerró el círculo en 2019 cuando ayudó a traer La otra cara del viento, de Orson Welles. a la pantalla.

En la película, filmada originalmente a principios y mediados de la década de 1970, Bogdanovich fue el productor ejecutivo de la versión completa junto con el productor Frank Marshall, y aparece como el joven cineasta Brooks Otterlake junto al gran director de John Huston. Sus personajes parecen estar desarrollando su propia y complicada relación maestro / protegido.

Al participar en un panel de discusión del Festival de Cine de Nueva York, Bogdanovich dijo sobre el trabajo terminado: “Es una historia muy triste, es una película triste, es una especie de película de 'fin de todo'. Lo único que sobrevive es el arte. Y eso es lo que hizo Orson incluso en Citizen Kane, que es una película tan negativa como te puedas imaginar. Nadie obtiene lo que quiere, todo termina en tragedia, y está brillantemente hecho para que te olvides de eso y digas "más duro". Y eso es lo que dices en esto. El arte te salva de la muerte. Dices: 'Orson está vivo' ".

Peter Bogdanovich nació el 30 de julio de 1939 en Kingston, Nueva York, hijo de un pintor serbio. A los 12 años, comenzó a mantener un archivo de tarjetas con sus opiniones sobre cada película que había visto. A los 16, estaba estudiando actuación con Stella Adler, y llevó una lanza en Othello, una producción del Festival de Shakespeare de Nueva York de 1957.

Por esa época, decidió dirigir. "Fue un gran error, porque los actores no tienen que trabajar tan duro y ganar más dinero", dijo en una conversación de 1977 en el American Film Institute.

Cuando tenía solo 20 años, Clifford Odets le dio la oportunidad de dirigir y protagonizar una producción fuera de Broadway, The Big Knife, el drama del dramaturgo sobre Hollywood. Bogdanovich recaudó $ 15,000 para la puesta en escena de la obra en 1959. Dos años más tarde, fue nombrado director artístico de Phoenicia Playhouse en las montañas Catskill y dirigió las renovaciones de Camino Real, Ten Little Indians y Rocket to the Moon. Luego dirigió y coprodujo Once in a Lifetime, en 1964.

Bogdanovich estaba escribiendo críticas cinematográficas y artículos para Esquire y otras publicaciones cuando el director Frank Tashlin lo alentó a mudarse a Hollywood, por lo que él y Platt, con quien se casó en 1962, viajaron en automóvil por todo el país.

Allí conoció a Roger Corman, que lo conocía por sus notas de Esquire, y el afamado productor lo puso a trabajar en la película de motociclistas de Peter Fonda The Wild Angels (1966). Terminó reescribiendo el guión y dirigiendo el final de la película. La película, que costó alrededor de $ 360,000, recaudó $ 15 millones y fue la fuente de ingresos más exitosa de Corman hasta ese momento.

Dos años más tarde, respaldado por Corman, Bogdanovich escribió, dirigió y apareció en su primera película, Targets, protagonizada por Boris Karloff, quien le debía a Corman dos días de rodaje. La película, sobre un francotirador que apunta a una multitud en un autocine, fue inspirada por Charles Whitman, quien mató a más de una docena de personas en la Universidad de Texas en agosto de 1966.

Sin embargo, Bogdanovich llegaría a condenar la violencia en la pantalla. En una entrevista en respuesta al tiroteo de 2012 en un teatro en Aurora, Colorado, dijo: “Hoy, hay un entumecimiento general de la audiencia. Hay demasiados asesinatos y matanzas. Haces que la gente se vuelva insensible mostrándolo todo el tiempo. El número de muertos en las imágenes es enorme. Adormece a la audiencia haciéndole pensar que no es tan terrible. En los años 70, le pregunté a Orson Welles qué pensaba que estaba pasando con las imágenes y me dijo: "Estamos brutalizando a la audiencia. Vamos a terminar como el circo romano, vivir en el Coliseo '. El respeto por la vida humana parece estar erosionándose ".

Platt leyó la novela de McMurtry de 1966 The Last Picture Show y animó a Bogdanovich a hacer una película con ella. Ambientada en 1951 en la decadente ciudad de Anarene, Texas, la película fue nominada a mejor película.

Sus otras películas iban desde Nickelodeon (1976), un homenaje a la era del cine mudo de Hollywood protagonizada por O'Neal y Reynolds; Saint Jack (1979), en la que Ben Gazzara interpretó al benevolente dueño de un burdel en Singapur; Mask (1985), protagonizada por Cher como la madre de un hijo desfigurado; y Texasville (1990), una secuela de The Last Picture Show que no logró duplicar el éxito del original.

Recientemente, Bogdanovich dirigió la comedia She’s Funny That Way (2014), protagonizada por Owen Wilson e Imogen Poots, y el documental The Great Buster, sobre la leyenda del cine mudo Buster Keaton, que paso en Venecia y Telluride en 2018.

"He aprendido una cosa: cada película que haces no puede ser de vida o muerte", dijo una vez en una entrevista. "Solo tienes que seguir haciendo películas y esperar lo mejor".

Bogdanovich coescribió She's Funny That Way con Louise Hoogstraten, la hermana menor de Stratten, con quien se casó en 1988, cuando ella tenía 20. Aunque se divorciaron en 2001, siguieron siendo amigos y él se mudó a un apartamento en Toluca Lake que ella compartía con su madre. después de romperse el fémur en un accidente mientras asistía a un festival de cine en Lyon, Francia, a fines de 2018.

A los 30 años, antes de que despegara su carrera cinematográfica, Bogdanovich era un periodista establecido y estudioso del cine. Hizo que la Filmoteca del Museo de Arte Moderno publicase monografías sobre Welles, Howard Hawks y Alfred Hitchcock. Para una generación de estudiantes de escuelas de cine, se desempeñó como profesor sustituto, presentando grandes volúmenes de piezas a directores y estudios.

También publicó un libro en 1997, Who the Devil Made It: Conversations With Legendary Directors, y reunió otro libro en 2004, Who the Hell's in It: Portraits and Conversations, que contiene 26 perfiles y entrevistas.

Bogdanovich también desarrolló un espectáculo teatral individual llamado Sacred Monsters en el que relató anécdotas sobre su carrera cinematográfica e interpretó impresiones de los directores famosos que encontró.

En 1971, escribió y dirigió un documental sobre Ford para la Comisión de Artes de California.

Al recordar una conversación que tuvo con Welles poco antes de que el director de Citizen Kane muriera en 1985, Bogdanovich parecía estar mirando hacia atrás en su propia vida: “Dije, 'Jesús, Orson, siento que cometí tantos errores'. Y él dijo , 'Bueno, parece difícil pasar por la vida sin hacer muchos de ellos', que fue nuestra forma de reavivar nuestra amistad. Esa fue la última vez que hablamos ".

Además de sus hijas, los sobrevivientes incluyen a sus nietos Maceo, Levi y Wyatt.

 

 

 

 

 

 

Te puede interesar

Tendencia

Boletín de noticias