Pulp Fiction Cine

The Witcher Season 2: ¿ quién es Voleth Meir?

The Witcher de Netflix presenta un monstruo importante a Geralt de Rivia y Ciri en la temporada 2, pero Voleth Meir no es de los libros. Entonces, ¿quién o qué es ella?

EXCLUSIVAS PULP 26 de diciembre de 2021 Yan Yan
Voleth-Meir-Header

The Witcher de Netflix trae algunos monstruos nuevos a la temporada 2. Algunos no solo son nuevos en la serie, sino en todas las ramas de la propiedad, incluidas las novelas de Andrzej Sapkowski y los videojuegos de CD Projekt Red. La principal antagonista de la segunda temporada de la exitosa serie de fantasía, Voleth Meir, fue creada para el programa. ¿Qué es ella y de dónde vino?

El público no encontrará referencias al ser misterioso en ningún otro lugar, pero ella se inspiró en algunas de las mismas musas que inspiraron a Sapkowski. La showrunner Lauren S. Hissrich explicó que The Witcher Season 2 presenta más monstruos que Blood of Elves, lo que inspiró gran parte de su historia, simplemente porque la novela no tiene tantos monstruos. Más tarde se expandió sobre este tema y explicó que ella y la sala del escritor discutieron un monstruo que ayudaría a conectar a Geralt de Rivia, Ciri y Yennefer de Vengerberg y de alguna manera los empujaría a todos hacia adelante también. Nació Voleth Meir.

Voleth-Meir-Skeletons-Feature

Basado en el mito eslavo sobre Baba Yaga, Voleth Meir es un demonio cuyo nombre, como revelan Yennefer, Fringilla Vigo y Francesca Findabair, significa "La Madre Inmortal" en el Lenguaje Antiguo, el idioma de los Aen Seidhe y varias otras razas en el continente. Ella quedó varada en el continente después de la Conjunción de las Esferas, donde causó estragos hasta que los primeros brujos la atraparon en una cabaña encantada debajo de las ruinas élficas.

Baba Yaga es una anciana sobrenatural que vive en las profundidades del bosque ruso, en una casa asentada sobre patas de gallina y rodeada de árboles y cráneos brillantes. Las historias de sus hazañas varían, pero es típico de ella ayudar a los visitantes jóvenes que se encuentran con ella durante sus viajes o bien, actúa de manera más tajante al intentar comérselos. A lo largo de todo folclor y en las historias individuales, Baba Yaga pasa de ser una auxiliadora materna a un villano caníbal. Es muy famosa como bruja temible, pero Baba Yaga también es una manifestación antigua y compleja de los mitos originarios y la ansiedad cultural que está en constante cambio.

En el relato de Vasilisa la Hermosa, por mucho la historia más famosa donde participa Baba Yaga, la bruja toma varios y conflictuados papeles. La hermosa Vasilisa vive con su cruel madrastra y dos hermanastras malas, quienes conspiran contra ella para matarla. Después de varios intentos fallidos, por fin envían a Vasilisa directamente al hogar de Baba Yaga, sabiendo que la anciana come humanos "como una persona come pollos". Pero en lugar de devorar a la chica, Baba Yaga la obliga a realizar una serie de tareas domésticas al parecer imposibles, como separar granos de arroz de granos de trigo antes del amanecer. Cuando Vasilisa lo consigue, se gana una de las linternas de calavera que adornan la casa de Baba; cuando está por regresar a casa, la linterna envuelve a su horrible familia en llamas, liberándola de su tiranía. Eventualmente, la hermosa Vasilisa termina casándose con el Zar.

baba-yaga-1024x474.jpg

Aquí, Baba actúa como embustera, villana y salvadora cuando ayuda a Vasilisa a deshacerse de su familia, aunque lo hace a través de medios violentos e indirectos. A diferencia de la figura de la madrina, Baba está más allá de los límites de la moralidad y a menudo su ayuda se manifiesta en formas amenazantes.

La ambigüedad de Baba, según la folclorista Joanna Hubbs, está relacionada con su feminidad y ésta a su vez con el mundo natural. Como Andreas Johns, autor de varios libros seminales sobre la anciana, incluyendo Baba Yaga: The Ambiguous Mother and Witch of the Russian Folklore, escribe, "Hubbs… discute a Baba Yaga como un aspecto de grandeza de una diosa madre, cuya naturaleza dual como generadora y caníbal se refleja como 'la paradoja fundamental de la naturaleza'". De ciertas formas, ella es una figura "de la Madre Tierra"; en otras, se le asocia claramente con la muerte.

La historia del príncipe Danila-Govorila encierra esta dualidad muy bien. En este caso, una princesa llamada Katerina se hace amiga de la hija de Baba, quien la encuentra en la cabaña de la anciana después de escapar de los acosos incestuosos de su hermano. Eventualmente las dos escapan de la malvada anciana, quien en repetidas ocasiones trata de meter a Katerina en el ardiente horno. Mientras Katerina y su nueva compañera escapan, arrojan tras ellas un peine, un cepillo y una toalla para intentar detener a Baba. El peine se transforma en una cordillera, el cepillo en un bosque espeso y la toalla en un vasto lago.

En las infinitas representaciones folclóricas de ella, los atributos físicos de Baba Yaga, casi siempre perturbadores, son constantes. Por lo regular, se dice que tiene nariz larga y dientes de hierro, pasa la mayor parte del tiempo volando en su mortero con pistilo; pero en diferentes contextos exacerban o hacen énfasis en ciertas cualidades y fenómenos asociados con ella. En ciertos relatos, es una manifestación del invierno o de las tormentas; en otros, es una diosa parecida a Perséfone.

De acuerdo con Johns, las complejidades y contradicciones de Baba la convierten en una figura única dentro del folclor. "La mayoría de los personajes folclóricos en las tradiciones europeas… se comportan de manera predecible y lineal en relación con el héroe o heroína: ayudan u obstaculizan", escribe. "Dos roles muy importantes en el folclor son el del villano, quien lastima o busca dañar al protagonista; y el dador, quien ayuda y otorga algún agente mágico al héroe o heroína". Baba Yaga es desconcertante, porque adquiere ambos papeles y a veces incluso dentro de la misma historia.

baba-yaga-3-1024x518.jpg

Las inconsistencias del personaje de Baba Yaga son tan sorprendentes, porque existe en un género que típicamente lucha contra las paradojas en sus formas y contenidos. Es raro ver una figura tan voluble —que no se presta para moralejas sencillas— en cualquier tradición folclórica.

Levchin reconoce que Baba Yaga genera más preguntas que respuestas. "¿Por qué quiere arrojar a sus invitados a la estufa? ¿Es un demonio del inframundo, encargada de asar las almas de los pecadores? O, ¿será el eco distante de un motivo aún más antiguo sobre alguna iniciación con fuego?"

Mientras que los personajes mitológicos se trasladan de región en región, Baba Yaga es relativamente oscura afuera de Rusia, pero tiende a atraer una fuerte admiración por parte de quienes la descubren

 Desde la antigua Rusia hasta sus fanáticos cibernautas actuales, es la habilidad de Baba Yaga para vivir física y moralmente fuera de las ataduras de la sociedad y dentro de los confines de la paradoja, lo que la convierte en una figura tan atractiva y poderosa. Según Johns, los análisis feministas del folclor a menudo clasifican estas historias como productos de una sociedad patriarcal, consecuencia de una mirada masculina. En cierto sentido, la naturaleza paradójica de Baba refuta y confirma esta lectura. Es voluble y peligrosa, características que podrían observarse como el reflejo del miedo masculino hacia el poder sexual femenino. Pero también es consecuencia del poder impresionante de la Madre Naturaleza, una figura complicada celebrada por negarse a ser sometida.

Voleth Meir en The Witcher es una entidad poderosa que puede adoptar muchas formas y poseer personas. Pero su verdadero poder radica en poder aprovechar el dolor y las inseguridades de un individuo. Se alimenta de la angustia y la hace más poderosa. Fue necesario el dolor de Yennefer, Fringilla y Francesca para romper sus lazos mágicos. Una vez libre, cazó a Ciri, la hija de la Sangre Antigua, y la poseyó, usando su poder para abrir un portal a través de un monolito escondido en Kaer Morhen. Fue entonces cuando demostró que no podía ser tratada de la manera tradicional, ni con espadas de plata o de acero, ya que podía curarse a sí misma y a su anfitrión.

Pero como Geralt le sugirió a Ciri, si bien se alimentaba de la desesperación y el dolor, parecía que estaba más decidida a regresar a su propio mundo que a cualquier otra cosa. Una vez allí, tomó la forma de un jinete de la Cacería Salvaje, insinuando que era simplemente un miembro de los Espectros de Mörhogg. De esa manera, el programa insinúa que más de un miembro de Wild Hunt es capaz de infligir el mismo tipo de daño y sufrimiento por sí solo.

Con su conexión con los primeros brujos y la Conjunción de las Esferas, es probable que el público vuelva a ver al demonio. No en la temporada 3, sino en la próxima serie de precuelas, The Witcher: Blood Origin, que se desarrolla 1.200 años antes de los eventos de la serie principal.

Te puede interesar

Tendencia

Boletín de noticias