Pulp Fiction Cine

Review | Mank: Fincher navega entre el esplendor y la hipocresía de Hollywood

Filmando en blanco y negro, con una iluminación muy estriada, de alto contraste y estilo, Fincher ofrece una parodia de la era dorada de Hollywood, un símbolo de la misma mitología clásica de la industria del cine, en su revelación de las depravadas políticas debajo de las superficies de la industria y detrás de sus escenas, desafíos y desacreditaciones.

REVIEWS 07 de diciembre de 2020 Yan Yan

En The Social Network, Fincher dirigió su mirada de director sin saberlo al lugar donde las noticias falsas y la desinformación provocarían nuevas formas de libertinaje político. Esa película es el pentimento discernible debajo de las superficies de Mank que confronta las implicaciones políticas que Fincher pasó por alto en la película anterior. Para ser justos, la mayor parte de nosotros lo hizo. Esta sensación de conflicto continuo, y del interés personal del director en él, emerge al pasar casi pasando desapercibido, una escena casi desechable que, sin embargo, está escrita tan brillantemente como filmada, con swing y brío, y que muestra, en un instante, dónde reside la pasión más fuerte de Fincher. La escena muestra a Mank en los estudios MGM en compañía de su hermano menor Joseph (Tom Pelphrey), entonces un guionista novato, en compañía de Mayer, quien acaba de contratar al joven Mankiewicz.  En una largo plano secuencia a través de los pasillos del estudio, Mayer inicia pugnazmente al nuevo empleado en las formas de MGM y, en un florecimiento final, aborda su propia práctica mientras también (como en la propia voz de Fincher) habla sobre el arte y el negocio de películas de hoy. “Este es un negocio en el que el comprador no obtiene nada por su dinero más que un recuerdo”, dice Mayer. “Lo que compró todavía pertenece al hombre que lo vendió. Esa es la verdadera magia de las películas.

Desde hace ochenta años, el debate se ha establecido en los círculos académicos acerca de quién fue el verdadero escritor del guion de la celebre película Citizen Kane. Pauline Kael estableció que el guionista Herman J. Mankiewicz fue el verdaderos autor, mientras que Wells, solo robó el crédito, adjudicándose la obra. Sin importar como haya sido, lo cierto es que ambos compartieron el crédito en pantalla, así como también el único premio de la Academia que ganó. 

Lo mejor de Mank es que no se trata de lo que todos esperábamos. Para ser más específicos, no se trata de la afirmación enérgicamente hecha por Pauline Kael en su pieza Raising Kane, que Herman J. Mankiewicz escribió el guion de Citizen Kane por sí mismo, sin intervención de nadie y que Orson Welles el director, productor, estrella y coguionista acreditado de la película, casi le roba el crédito. Este es un hecho que Fincher incluye en la cinta, pero que lo minimiza de manera increíble.  Más bien, Mank trata sobre por qué Mankiewicz escribió Citizen Kane, qué experiencias lo inspiraron a escribirla y fueron esenciales para ello, y por qué fue la única persona que pudo haberlo hecho.

Mank_Reel5_DailiesGrade_cropped_v200805_12106-1024x466

Nuestro director, David Fincher, parece adherirse a la noción de que Citizen Kane es un escrito profundamente personal de Mankiewicz, aunque su película no pretende quitarle ningún crédito al propio Wells. Fincher deja en claro que Mankiewicz, interpretado por Gary Oldman, escribió el guion como una forma de exorcizar algunos de sus demonios. La cinta narra la relación del guionista con William Randolph Hearst y Marion Davies, las dos figuras en las que se basó Kane. 

Al igual que Citizen Kane, Mank toma su estructura y se construye a base de flashbacks. Su presente se desarrolla en 1940, cuando Mank, es llevado a una casa en un rancho en Victorville, California. Mank ha tenido un accidente automovilístico y se ha roto gravemente la pierna. Es desde la cama donde estará escribiendo el guion encargado por Orson Welles. Allí con él está el colaborador de Welles, John Houseman (Sam Troughton), para intercambiar ideas; una secretaria británica llamada Rita Alexander (Lily Collins), para que tomara el dictado, mecanografiara el guión y, como resultado, lo impulsara a seguir adelante con preguntas y respuestas perspicaces; una enfermera alemana llamada Frieda (Monika Gossmann), para atender las heridas de Mank; y, muy de vez en cuando, el propio Welles (Tom Burke), que llama y pasa a consultar. La fuente principal del ciclo de flashbacks es una ronda de dictados que Mank le hace a Rita: ella reconoce que el protagonista del guion que está formulando es el magnate de los periódicos William Randolph Hearst (interpretado por Charles Dance), y su pregunta a Mank acerca de la actriz Marion Davies, la amante de Hearst (mucho más joven), provoca un flashback del primer encuentro de Mank con el magnate, en 1930.

Mank_HeaderLa larga relación entre Mank y Hearst forma el núcleo de la película y da lugar a las escenas más dramáticamente  desarrolladas. Su primer encuentro involucra la visita de Mank a San Simeon, el ducado virtual de Hearst a lo largo de la costa de California, donde se está llevando a cabo el rodaje de una película, financiada por Hearst, supervisada por el jefe de MGM Louis B. Mayer (Arliss Howard) y su brillante joven jefe de producción Irving Thalberg (Ferdinand Kingsley) para elevar la posición profesional de Davies en la industria, ya que experimenta un cambio repentino y total de las películas mudas a las películas sonoras. Allí, Mank impresiona a Hearst con su célebre ingenio y se gana la primera de muchas invitaciones para cenar en el palacio de Hearst, además de conseguir un trabajo como guionista en MGM. 

La política y sus perversas distorsiones en los medios de comunicación se alzan en el centro de la historia. En 1933  en una fiesta de Hearst que está llena de gente de MGM, la discusión gira hacia la inminente carrera para gobernador de California, en la que el escritor Upton Sinclair se está lanzando en una plataforma explícitamente socialista. Mayer, un republicano, habla con horror del socialismo, incluso cuando la Depresión hace estragos y Roosevelt, recién en el cargo, apenas está comenzando a instituir sus políticas del New Deal. Davies le dice a Mank que, en la casa de Hearst, Sinclair es innombrable (por haber escrito críticamente sobre Hearst); cuando la contienda para gobernador se calienta, en 1934, después de que Sinclair ganara la nominación demócrata, MGM, respaldada por Hearst, lanza su considerable peso detrás del oponente republicano de Sinclair. Las principales armas del estudio son su prestigio y, lo que es más importante, el cine en sí: MGM produjo una serie de transmisiones de radio falsas, y luego noticieros falsos, en los que suenan extraños y desaliñados. Las personas que respaldan a Sinclair lo hacen con un lenguaje ominoso, mientras que los estadounidenses honestos y estereotipados expresan sus temores de que el socialismo los privará de sus hogares modestos, sus medios de vida y su querido estilo de vida estadounidense.

Mank-5El hostigamiento al socialismo no era nuevo, por supuesto, pero Mank presenta estos testimonios fabricados como la innovación crucial que contribuyó a la derrota de Sinclair y que, a través de los desvíos de daños colaterales derivados de la publicidad política corrupta del estudio, llevó a la desilusión total de Mank y lo hizo romper su relación con Hearst.
 
Estas escenas políticamente centradas, que giran en torno a las maquinaciones de la alta sociedad que dan lugar a la escritura de Mank de Citizen Kane, alimentada por la ira, son la razón de ser de Mank y las partes más dramáticamente fuertes e históricamente resonantes de la película. Son lo que Fincher parece haber estado más interesado en filmar; el resto de la película se siente como una cadena de dominó ensamblada al revés, diseñada para resultar en ellos. Fincher está claramente interesado en el personaje de Mankiewicz, la luz brillante del ingenio mordaz y la perspicacia aprendida que fue ensombrecida por el alcoholismo, el juego y otras formas de vida licenciosa, para la época, claro. Sin embargo, en lugar de observar a ese personaje en acción, Fincher hurga en los relatos publicados de la vida de Mankiewicz. Por detalles atractivos y reveladores, que vuelve a ensamblar fuera de contexto y cronología, y calza la película siempre que puede, construyendo un marco psicológico claro pero simplista.

Mank-7

Volvemos a comparar a Mank con una película biográfica similar de Fincher, The Social Network, sobre Mark Zuckerberg y su fundación de Facebook. La ficción de esa película era lo suficientemente vívida como para suplantar la realidad en la que se basaba, para darle una mayor densidad, especificidad, resonancia e interioridad que las conocidas historias documentadas de la vida de Zuckerberg. En Mank, por el contrario, la ficción se queda corta: en lugar de tomar el relevo de los eventos de la vida real, se aproxima a ellos, principalmente en dimensiones más pequeñas. The Social Network crea, mientras que Mank dice.

Oldman es un actor sumamente dotado, pero su interpretación de Mank es algo que le da a la cámara; él no atrae la cámara hacia él. La actuación de Oldman es activa, en voz, gesto y expresión facial, y cuando no está haciendo nada, no está actuando en absoluto, se descubre la profundidad que tiene su protagonista cuando no es ingenioso, o el patetismo de lo que tiene atrapado en la mente mientras trabaja infelizmente en Hollywood.

La pregunta más resonante en la audiencia es ¿hace falta ver Citizen Kane para ver Mank? La respuesta es no, sin embargo no conocer la situación política y económica de USA en ese período, puede no ponernos en contexto. 

Mientras Citizen Kane es la caricatura de un personaje público relevante, Mank es un relato áspero que no pretende ser un pasatiempo, sino una crítica despiadada a la industria del cine y sus manejos. 

Puntaje: 8/10


MankPosterbigBWMainfinalSG59902a

Te puede interesar

Tendencia

titans-cinematographer-confirms-barbara-gordon-debut-in-season-3-1213873-1280x0

Titans ha encontrado a su Oracle

Gastón Falcón
NOTICIAS 20 de enero de 2021

Titnas temporada 3 nos presentará a Barbara Gordon como Oracle y parece que ya sabemos quien será que interprete a este icónico personaje.

superman

Superman & Lois estrena con episodio extra large

Juanma Martinez
NOTICIAS 20 de enero de 2021

The CW ha anunciado que su nueva serie del Arrowverse, debuta oficialmente con un evento de estreno ampliado de dos horas el 23 de febrero que consiste en un primer episodio de 90 minutos y un especial de media hora titulado Superman. & Lois: Legacy of Hope.

Boletín de noticias