Pulp Fiction Cine Pulp Fiction Cine

The Queen's Gambit Review: Netflix nos lleva a una aventura dramática dónde el ajedrez y el dolor son los protagonistas

Puede que el ajedrez no parezca el deporte más cinematográfico, pero Queen's Gambit le da vida en la pantalla como nunca antes.

REVIEWS 09 de noviembre de 2020 Yan Yan
Queens-Gambit-Anya-Taylor-Joy-1

El ajedrez rara vez es un tema que el público en general encuentre emocionante, especialmente en las películas y la televisión. Scott Frank y Alan Scott vieron eso como un desafío y se embarcaron en un viaje para convertir el juego de mesa en una pieza de entretenimiento atractiva. Al final, el dúo tuvo éxito y el resultado es The Queen's Gambit de Netflix,  una serie que espera llevar el ajedrez al siguiente nivel en la pantalla chica.

Frank, director y escritor de todos los episodios de la serie, aportó previamente la misma mezcla de emoción y ritmo cinematográfico metódico a su guión nominado al Oscar para Logan y la serie de Netflix Godless. Pero si bien ambos proyectos tenían escenarios occidentales violentos y escenarios de acción para aumentar la adrenalina, The Queen's Gambit es más parecida al drama de un deporte, donde la acción tiene lugar en el apogeo de la civilización en lugar de en sus márgenes. Independientemente, la misma atención a la participación cinematográfica se destina a la elaboración de esta historia a medida que se desarrolla.

Queens-Gambit-Anya-Taylor-Joy-3
Basada en la novela de 1983 del mismo nombre de Walter Tevis,  The Queen's Gambit se centra principalmente en la vida y maduración de Elizabeth Harmon, conocida como Beth por sus allegados. Interpretado por Anya Taylor-Joy, Beth es una huérfana que fue criada en un hogar estatal. La joven encontró consuelo en las lecciones de ajedrez que le dio el conserje del hogar, quien descubrió su talento prodigio para el juego. A partir de ahí, los talentos de Beth entran en un peligroso baile con sus adicciones a medida que crece y se abre camino hacia el escenario mundial. Una historia así normalmente sería perfecta para una novela, pero de alguna manera, el equipo detrás de The Queen's Gambit la vuelve sumamente interesante para otro tipo de publico.

Al principio, el programa muestra a la joven prodigio mirando el techo de su dormitorio por la noche bajo los efectos alucinatorios de los tranquilizantes. Se imagina un tablero de ajedrez gigante y, a medida que aprende las reglas, las piezas entran y salen de diferentes configuraciones mientras contempla diversas posibilidades. El mismo efecto tiene lugar a mitad del juego cuando Beth mira fijamente el tablero, atrayendo a la audiencia a su mente fascinante mientras trabaja con innumerables posibilidades en el proceso de determinar el mejor curso de acción.

a5ffae91-f67c-4438-bd5c-7b91d20ec215-TQG_101_Unit_00169RC
En caso de que el truco se vuelva viejo, el programa es inteligente para emplear una variedad de otras tácticas. Algunos juegos son narrados y empalmados después del hecho desde el punto de vista de los personajes, mientras que en otros, la cámara corta rápidamente de la cara de un jugador a la del otro para que podamos leer al vencedor en sus expresiones. Al igual que el juego en sí, ningún partido se desarrolla de la misma manera que uno anterior, lo que hace obvio que esta historia centrada en las mujeres ha aportado mucha artesanía.

Como cualquier buena película deportiva, este drama de época basado en personajes vive y muere gracias a su edición. Las secuencias de ajedrez son todas eléctricas, y cada una a su manera. Uno nos hacen contener la respiración. Es probable que dos nos hagan llorar. Algunos son divertidas. Algunos son exasperantes. Algunas son, de alguna manera, muy, muy sexys. Cada una es eléctrica, y Tesoro y Taylor-Joy los hacen así gracias a su habilidad, talento y precisión. Algo de crédito aquí también se debe a los consultores de ajedrez Bruce Pandolfini y Garry Kasparov. 
 
Toda historia deportiva verdaderamente grandiosa no tiene uno, sino dos corazones que laten. Está el deporte en sí, un juego o competencia en el que el espectador se involucra indiscutiblemente. Y luego está el jugador o los jugadores, alguien cuya vida es mucho más grande que el juego y, sin embargo, está algo consumido por él. The Queen's Gambit tiene ambos. Frank, Taylor-Joy y compañía nunca dejan de contar esas dos historias a la vez, y el resultado es un retrato fascinante de una joven que lucha por convertirse en la persona que quiere ser.

El diseño de producción y de vestuario es increíble. La diseñadora de vestuario Gabriele Binder, el jefe de maquillaje Daniel Parker, y el diseñador de producción Uli Hanisch logran capturar la apariencia de la década del '60 tanto en USA como en el exterior.

Haciéndolo tan bien como cualquier película sobre fútbol o boxeo, la violencia en el tablero de ajedrez resulta siempre atractiva y se carga con la energía emocional que crea la historia. El resultado final es una toma única que refleja la voluntad de experimentar  en Netflix.

Puntaje: 8/10


Disponible en Netflix,  Queen's Gambit está protagonizada por Anya Taylor-Joy, Isla Johnson, Bill Camp, Moses Ingram, Christiane Seidel, Rebecca Root, Chloe Pirrie, Akemnji Ndifornyn, Marielle Heller, Harry Melling, Patrick Kennedy, Jacob Fortune-Lloyd, Thomas Brodie -Sangster y Marcin Dorocinski.

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias