Pasqualino Settebelleze: Cine feminista en una Italia creciente y conservadora.

REVIEWS 15 de septiembre de 2018 Por
Corría la década del '70 y Wertmüller reflejaba sus propios compromisos políticos en las películas que dirigía, siendo sus principales protagonistas o bien anarquistas o bien feminista, centrando en la trama los conflictos de naturaleza política o socio-económica.
ps

Por: Juan L. Barrios 

En el Nápoles de los años 30, el taimado y oportunista Pasqualino intenta por todos los medios hacer carrera en la camorra, para alcanzar una posición de relieve dentro de su clan. Irónicamente apodado “Settebellezze” (siete bellezas), por la fealdad de sus hermanas, este pendenciero quiere rescatar su propio honor amenazando al hombre que ha obligado a prostituirse a una de ellas. 

Lina Wertmüller, una vez más, luego de tres películas en su haber: Mimi Metalúrgico, Herido en su Honor (1972), Amor y Anarquía (1973) e Insólita Aventura de Verano (1974), vuelve para sorprendernos (que no es poco) en una nueva ocasión con Giancarlo Giannini, para demostrarnos su capacidad para dirigir y escribir, logrando Comedias Negras con tramas que contienen gran peso tanto de crítica social como contenido histórico de sucesos que en esa época no eran tan lejanos.

Particularmente en Pasqualino Settebelleze (1975), Wertmüller remarca ya desde el principio una serie de mensajes crípticos que celebran sucesos horrendos que ocurren en la cotidianeidad, con metraje real de la Segunda Guerra Mundial. Dejando en claro cuál es su visión “pesimista” sobre la realidad que se vivía en ese momento.

ps2
Una vez dentro de la película propiamente dicha, conocemos a Pasqualino (Giancarlo Giannini), un soldado de la Italia fascista que junto con su compañero están desertando de los campos de batalla de la Segunda Guerra Mundial. Mientras esto ocurre, se topan con un grupo de judíos que están siendo asesinados por parte de un pelotón nazi, a lo que ellos muestran frialdad y cobardía escapando lo más rápido posible de ahí.

La cobardía es uno de los puntos más importantes de la trama, debido a que el protagonista, Pasqualino, trata de excusarse a lo largo de la historia el por qué está donde está, en la guerra, con hambre y frío: por una mujer.

El filme cuenta con flashbacks que nos narran cómo fue la vida del protagonista antes de ir a la guerra. Es en estos raccontos conocemos a la hermana del personaje principal, Concettina (Elena Fiore), que también es uno de los detonantes de esta historia, ya que ella es una prostituta; y esto a su hermano no le sienta bien, remarcándole repetidas veces el hecho que es una “deshonra para la familia” de quienes él es el único hombre entre siete hermanas y su madre (Ermelinda De Felice) las cuales le causan vergüenza.

ps34
Constantemente vemos que el personaje se comporta como un galán con todas las mujeres que se encuentra, incluso llegando a manosear a varias, fanfarroneando sus vestimentas finas y su pelo bien peinado; pero a la hora de “ser un hombre” (esta película trata mucho el concepto de “ser un hombre”) no es más que un cobarde pasivo que busca la aprobación de otros mafiosos, ya que él es un intento de esto.

Incluso donde la “supuesta” antagonista comandante del campo de concentración (Shirley Stoler) humilla al personaje poniendo en jaque su virilidad de la que él tan orgulloso estaba, con la directora logrando una escena grotesca con una dirección de actores y puesta en escena más que espectacular. Esta película trata a su protagonista como un héroe cuando claramente, por todas las decisiones que toma, no lo es. Dejándole un mal sabor de boca al espectador: cosa que la cineasta busca lograr, y lo hace de una manera poética.

Es imposible pasar por alto la forma en la que la directora muestra a una sociedad donde un hombre que trata a las mujeres como objeto, y comete delito tras delito sin importarle los demás más que su bienestar, luego es recibido como un héroe, demostrando de que el hombre es libre de hacer casi lo que se le antoja y aun así, se le va a “perdonar” y se lo va a acoger con los brazos abiertos.

ps2+
Pasqualino Settebelleze, (largometraje que fue candidato al Oscar como mejor película extranjera y mejor guion; que además le valió a Wertmüller para ser la primer mujer candidata a  mejor director) es una película llena de crítica social donde deja claros sus pensamientos y su visión de lo que fue esa Italia (una de las comunidades más machistas),donde se ven claras influencias del pasado Neorrealismo Italiano (liderado por Vittorio De Sica), y lo que a mí me gusta llamar “Neo-neorrealismo Italiano” (liderado por Federico Fellini), que fueron movimientos que supieron hacer un retrato de la Italia de la posguerra con historias puramente sociales. De esta forma, Wertmüller logró una película repleta de mensajes y referencias.

Es una película que nunca paro de recomendar, y en mi opinión es imperdible, en especial para los amantes del séptimo arte.


pulp2
Título original: Pasqualino Settebellezze (Pasqualino: Seven Beauties)
Año: 1975
Duración: 115 min.
País: Italia
Dirección: Lina Wertmuller
Guión: Lina Wertmuller
Música: Enzo Jannacci
Fotografía: Tonino Delli Colli
Reparto: Giancarlo Giannini, Fernando Rey, Shirley Stoler, Elena Fiore, Piero Di lorio,Enzo Vitale, Roberto Herlitzka, Lucio Amelio, Ermelinda De Felice, Bianca D'Origlia,Francesca Marciano, Mario Conti, Aristide Caporale
Productora: Medusa Produzione
Género: Comedia. Drama. Bélico | Nazismo. II Guerra Mundial. Años 30. Mafia

PUNTAJE: 9/10


Te puede interesar